Elena Arzak: “Desde que llegué a Arzak sabía que algún día me quedaría sola”

0
6

EFE.- Así lo ha señalado en una entrevista concedida a Efeagro, en la que ha resaltado que, a pesar de ello, prefiere "vivir cada momento" y enfrentarse a las nuevas situaciones cuando realmente se produzcan.

La cocinera ha explicado que hace años comentó a su padre que, si algún día tenía la intención de jubilarse, que lo hiciera sin ningún problema.

Sin embargo, ha reconocido que el maestro de la cocina vasca de vanguardia -con tres estrellas Michelin y premio "Lifetime Achievement Award" de la revista Restaurant- "nunca" se ha planteado su retirada porque asegura sentirse "muy feliz" dedicándose todavía a su profesión.

La cocinera ha destacado que su padre siempre ha confiado mucho en ella y en su estilo de cocina, algo que "nunca" va a olvidar.

Además, le ha enseñado grandes valores, como la "adoración por el trabajo y el respeto hacia una profesión que, para él, siempre ha sido el "non plus ultra".

Padre e hija, que ejercen como "cocineros-directores" en "Arzak" desde la incorporación de Elena, en 1995, hacen "de todo" en la casa familiar, donde inventan platos junto a su equipo de "la cocina de investigación" -formado por Xavier Gutiérrez e Igor Zalacaín-, actúan como relaciones públicas o se encargan de temas burocráticos.

"Para mí, el día necesitaría cinco horas más", ha subrayado la cocinera.

En su opinión, existen algunas diferencias en sus respectivas formas de trabajar, como la composición de los platos -en los que Juan Mari utiliza más elementos y Elena usa menos, pero potenciando más el sabor- o el dulzor de sus postres, que se intensifica más en las creaciones del patriarca.

"Al final llegamos a un acuerdo negociando: él cede un poco y yo, también", ha resaltado.

No obstante, ha indicado que la coordinación entre ambos suele ser total y que, incluso, cuando prueban dos versiones distintas de una misma salsa o un mismo caldo por separado, ambos eligen la misma opción "en el 99 % de las ocasiones".

Elena Arzak, que recibió el pasado mes de mayo el Premio Nacional de Gastronomía 2010 como mejor jefe de cocina, junto a Pepe Rodríguez Rey ("El Bohío", Illescas, Toledo), también resultó nominada en abril al galardón "Veuve Cliquot" de la revista "Restaurant" a la mejor chef del mundo, que recayó en manos de la francesa Anne-Sophie Pic, del restaurante "Maison Pic".

Según la cocinera, su nominación fue "toda una sorpresa" y una "alegría" para toda su familia y el equipo de "Arzak", que este año se situó en el número ocho del prestigioso "ránking" que elabora la publicación británica.

A su juicio, dedicarse a lo que realmente le gusta ha sido una de las claves de su éxito, algo que se le contagió de su familia, que desde hace varias generaciones se dedica al mundo de la hostelería.

A ello se suman, ha reconocido, la inquietud y las ganas de aprender, el respeto "a los que saben" y la comunicación con el cliente, a quien siempre cree que hay que escuchar y valorar "de forma constructiva".