Empieza el plazo para pedir las ayudas por los daños del temporal en el norte

0
24

    Por lo que se refiere al ámbito de los sectores económicos y competencias del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, se incluyen ayudas destinadas a paliar daños personales y materiales de viviendas y enseres, incluidos los sufridos en establecimientos agrarios y marítimo-pesqueros.

    También recoge actuaciones en la costa, en el dominio público hidráulico y en las infraestructuras rurales de uso general en las comunidades autónomas afectadas y reducciones fiscales especiales para las actividades agrarias.

    Se suman a ellas, medidas laborales y de Seguridad Social en las que aparece la moratoria de hasta un año sin interés en el pago de las cotizaciones de las empresas y los trabajadores por cuenta propia que hayan sufrido daños o pérdidas de actividad directamente derivadas del temporal, como ocurre a pescadores y mariscadores.

Más actuaciones en la costa que en el campo


    En el caso concreto de las actuaciones y obras de emergencia, Agricultura impulsará medidas en la costa por un valor aproximado de 35 millones de euros para restaurar las infraestructuras dañadas, como paseos marítimos, accesos a playas, reposición de arena y protección y conservación de los elementos que integran el dominio público marítimo-terrestre.

    Entre dichas obras figuran los trabajos complementarios para asegurar la sostenibilidad de la costa y mitigar los efectos de los temporales y galernas.

    En el dominio público hidráulico, se impulsarán medidas por 9 millones de euros para restaurar y reparar los daños causados por las avenidas de agua y viento, limpieza, retirada de tapones y reparaciones destinadas a prevenir los daños de futuras venidas, así como de reparación de paseos fluviales y márgenes de los ríos.

    Desde que empezó el año y especialmente en febrero, ha habido 25 temporales de viento, lluvia y mar en la costa norte española, habiéndose emitido por la Agencia Estatal de Meteorología alertas de gravedad máxima en Galicia y el Cantábrico por fenómenos costeros, según el Real Decreto.