Emprendedores del sector agroalimentario español buscan su hueco en Japón

0
14

    En representación de una docena de productos españoles, la empresa Venture Gala participa por segundo año en la cita nipona con el objetivo de posicionar sus propuestas en el complejo mercado nipón.

     "El mercado japonés es completamente diferente. No vale cualquier empresa, aquí hay que ser flexible, hay que tener un producto que encaje en sus hábitos de consumo, ser serio y tener paciencia", reconoció a Efe Raquel Herrán, representante de esta empresa de iniciativa española con sede en Tokio.

     En su espacio se dan cita productos tradicionales e innovadores como el tomate y la paella deshidratada, el aceite de licopeno, antioxidante y también recomendado para uso cosmético, o la fruta liofilizada, ideal para maridar con chocolate fundido.

     La feria, en la que los visitantes buscan productos exóticos para completar sus propuestas gastronómicas, supone "una gran oportunidad para los pequeños emprendedores, que tienen la oportunidad de tantear su producto" dentro del prolífico mercado nipón, añadió.

     A pesar de la necesidad de cuidar la presentación y calidad de los productos en el mercado japonés, Herrán considera imprescindible también enseñar a los clientes nipones las peculiaridades de la comida española, para adecuarlos a su mercado.

     De este modo, en esta edición de la feria al margen de vinos y cava, la empresa española intentará introducir en el mercado productos ecológicos como son el pollo orgánico o las anchoas artesanales, y sus posibilidades en la cocina nipona o internacional.

     "Las empresas con la crisis se han hartado de la consultoría, por eso es vital ofrecer un servicio de comunicación constante con los clientes, ya que sin un punto de apoyo en Japón es fácil quedarse descolgado", añadió.

      En 2012, las exportaciones de productos agroalimentarios españoles a Japón crecieron un 26% hasta los 418 millones de euros, sobre todo, en productos cárnicos congelados, seguidos del aceite de oliva, pescados frescos y los vinos con denominación de origen, según datos del ICEX.