Empresa coruñesa busca socios para implantar dispositivo contra hundimientos

0
4

EFE.- Los recientes siniestros en las costas españolas han llevado a esta entidad gallega a reflexionar acerca de qué habría pasado si esos barcos tuviesen instalado el sistema Kafloat, que ahora tiene la patente de veintitrés países, dieciocho de la Unión Europea, Estados Unidos, Canadá, Hong Kong, Japón y Australia.

Numerosas pruebas, tanto en laboratorio como en ensayos reales, demuestran que con el mecanismo que tienen patentado y en el que trabajan desde hace más de trece años se reducen los riesgos laborales que sufre un tripulante a bordo de un barco.

El “Sistema Autónomo de Salvamento de la Vida Humana” en el mar es “un sistema capaz de mantener a flote un barco siniestrado, por inundación o vuelco, evitando su hundimiento mediante el inflado de un número determinado de flotadores que complementan la reserva de flotabilidad y estabilidad de una embarcación”.

“Estos flotadores están adecuada y estratégicamente ubicados en el interior del casco, por debajo de su línea de flotación, para que en el momento de entrar en funcionamiento soporten la nave sin que se hunda”, detallan desde Kafloat en un comunicado.

La protección de las vidas de los tripulantes y la mejora de sus condiciones laborales es el gran valora añadido de I+D+i que aporta este sistema que convierte al propio barco en el mejor salvavidas para los ocupantes.

Desde la empresa consideran que este sistema se debe implantar en los barcos de nueva construcción y también explican que se puede instalar en los que están en servicio, aunque hasta treinta metros de eslora, pues trabajan en aumentar los niveles de protección a los que superan estas dimensiones.

La activación del dispositivo puede ser manual o automática si no existe reacción humana ante continuos avisos de peligro de hundimiento que generan una serie de ventajas como que el barco sigue a flote lo que evita contaminación por vertidos o piezas, pérdida de carga y conservación de la propia embarcación, que puede ser remolcada.

Lo más importante es que al continuar los tripulantes en el interior del barco se evita que a estos les pueda afectar la hipotermia que sufrirían de estar en el agua mientras la nave se hunde y los servicios de rescate localizan el lugar, que en este caso es más visible.

Algunas compañías de seguros ya tienen firmados acuerdos para reducir las primas a las embarcaciones que tengan instalado este sistema, que es “el único desarrollado hasta la fecha en el mundo capaz de evitar el hundimiento de un barco mediante el complemento de estabilidad y flotabilidad necesarios”.