En el país de los chorizos… el riojano busca su sitio

0
20

    El Consejo Regulador de esta IGP también intensificará los esfuerzos para que el sector cárnico riojano apueste por esta certificación de calidad como un valor añadido ante el consumidor.

    Sus datos indican que, en 2012, las siete empresas productoras inscritas en el registro de la IGP certificaron un total de 51.496 unidades de Chorizo Riojano, 13.020 kilos, que se comercializaron, sobre todo, en el mercado nacional.

    Se ha estudiado un proyecto con la entidad Cluster Food+i que permita la puesta en marcha de acciones a través de la plataforma de interacción con el consumidor "mundo sabor", que facilite la promoción de la IGP Chorizo Riojano en las redes sociales y medios especializados y permita determinar las preferencias a través de degustaciones y catas comparativas.

   También se reforzarán las acciones de difusión de la marca a través del apoyo de la iniciativa "La Rioja Capital", con la realización de un vídeo corporativo, la participación en catas, jornadas gastronómicas y otros eventos.

    El sector cárnico representa el 10,7% del total de la industria agroalimentaria riojana y es el tercero en importancia en cuanto al volumen de ventas, detrás del vino y las conservas.

    Las localidades de Baños de Río Tobía, Nájera y Santo Domingo y algunos municipios de la zona del valle del Iregua acogen la mayor parte del centenar de empresas cárnicas riojanas, que suman más de 1.400 trabajadores.

    La combinación de las materias primas y el tradicional método de elaboración transmitido de generación en generación otorgan al Chorizo Riojano unas características peculiares.

    A su característica forma de sarta o herradura, se une un aroma equilibrado e intenso, en el que domina el pimentón y las notas de ajo; y un sabor intenso, persistente y picante en ocasiones, según el Gobierno regional.