En Rioja se generaliza la firma de contratos de compraventa de uva, entre los 80 y 90 céntimos

0
34

      Cerca del 50 % de la producción de Rioja es susceptible de este tipo de operaciones; y, aproximadamente, un 35 % corresponde a las cooperativas, que no tiene precio, ya que se abona a los socios a cómo, posteriormente, se vende el vino elaborado con esas uvas.

     El resto de la producción, cercano al 15 %, tampoco está sujeto a operaciones contractuales, dado que pertenece a elaboradores que suelen tener viñedo en propiedad.

     Viticultor de profesión y miembro de la organización agraria ARAG-Asaja, Lecea cree que pagar la uva a un promedio de entre 80 y 90 céntimos el kilo es "un precio aceptable para el agricultor" y espera que también lo sea para los comercializadores.

Se rompe una tendencia de vendimias sin precio marcado o de futuro


     Lecea ha valorado este cambio de tendencia en el pago de la uva, apreciado de manera especial en esta vendimia por parte de bodegas y agricultores, que han marcado un precio de uva variable por calidades, a diferencia de cosechas anteriores, cuando la mayor parte entraba en bodega "sin precio marcado, a precios de referencia o de futuro".

     Además, ha resaltado la disposición de las bodegas a establecer contratos con una vigencia a varios años porque ello "da mucha seguridad al que vende, de que puede producir uvas de calidad, pero también al que compra porque le permite planificar a cómo va a adquirir la uva, a cómo puede vender y planificar la bodega".

     "Es muy interesante que las uvas tengan precio, pero también que tengan un precio a largo plazo y a varios años", ha incidido el presidente del Consejo Regulador.

     Lecea ha informado de que la previsión es alcanzar una cosecha en el entorno de los 430 millones de kilos de uva, de los que alrededor de 270 ya se han recogido, en una vendimia que, hasta la primera semana de octubre, ha cumplido "unas buenas expectativas de calidad", ya que el tiempo ha acompañado y "el grado de la uva ha mejorado bastante".

     Ha recalcado, sin embargo, que resta una parte de la vendimia, que requiere de tiempo fresco y ausencia de lluvias para poder terminar la recogida con "una buena calidad".

     También ha valorado la profesionalidad del viticultor, que cada día realiza la vendimia con "más cuidado y de manera más selectiva" en Rioja, lo que cree que contribuye a "dar una mayor calidad a la uva y a que la uva entre con bastante calidad en las bodegas".

(Foto: globalstylus.com)