La formación política Equo ha afirmado que las medidas contra el abejaruco (Merops apiaster) propuestas por la Junta de Extremadura son “desproporcionadas e ineficaces”, al ser una especie protegida.

El Ejecutivo extremeño anunció este lunes, tras reunirse con representantes de las organizaciones agrarias y el sector apícola, que las explotaciones podrán adoptar diversas medidas tendentes al control por daños del abejaruco y la disuasión en las inmediaciones de las colmenas.

Equo defiende que “existen soluciones sencillas, como el sombreo de las colmenas, las redes laterales y los aportes de agua”

Así, se podrán usar aves de cetrería, dispositivos de sonido, elementos visuales disuasorios y disparos con escopeta para paliar el problema derivado de los daños que está produciendo el abejaruco en las colmenas derivado de la escasez de precipitaciones en 2017.

En este sentido, el partido verde ha defendido en una nota que cualquier medida a adoptar tendente a controlar la población de abejaruco o a interferir en su ciclo natural debería contar con una autorización excepcional de la Administración, en función de la normativa vigente.

Equo ha subrayado que estudios del Ministerio y de la propia Junta de Extremadura confirman que este tipo de medidas resultan ineficaces y que la incidencia del abejaruco sobre los colmenares no es en ningún caso crítica.

El problema que está acabando con las abejas, según Equo, es una combinación de factores, como el cambio climático, las enfermedades como la varroa, y el uso indiscriminado de sustancias tóxicas en el medio natural.

La formación política ha señalado que para evitar el impacto negativo del abejaruco sobre los colmenares “existen soluciones sencillas, como el sombreo de las colmenas, las redes laterales y los aportes de agua en las inmediaciones de los refugios, que no solo disminuyen notablemente las interacciones con el abejaruco, sino que facilitan la termorregulación del colmenar”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here