La organización agraria JARC-COAG ha denunciado que la Orden del Ministerio de Energía que establece las primas de las plantas de tratamiento de purines, que se publicó el el pasado sábado al Boletín Oficial del Estado (BOE), dificulta enormemente el futuro de las instalaciones existentes en Cataluña como consecuencia de la limitación del periodo de retribución a 15 años.

La Orden ejecuta la sentencia del Tribunal Supremo del 2016, que obligaba en el Gobierno del Estado a recuperar el sistema retributivo por las plantas de purines. La mencionada sentencia, que declaró nulos los anejos II y VIII de la orden del 2014, no concretó como se tenía que regular el periodo retributivo de las instalaciones. Ahora, el Ministerio de Energía lo limita para las plantas de purines a 15 años, siendo más amplio para otros tipos de instalaciones de cogeneración.

Una normativa que impedirá reabrir las plantas por lo que JARC-COAG pide un frente común de los partidos catalanes

Con esta decisión, el responsable del Porcino de JARC-COAG, Jaume Bernis, recuerda que “se impedirá que recuperen la actividad cuatro de las seis plantas que hay en Cataluña”. Entre estas, se encuentran la de Alcarràs (Segrià), Tracjusa en Juneda (Las Garrigues) y las de las Masies de Voltregà y l’Esquirol (Osona). Además, en otras instalaciones que estén cerca de cumplir los 15 años de vida útil, la inversión necesaria para reabrirlas provocará que no sea económicamente viable hacerlo.

La Orden ministerial publicada el 2014, pero con efectos retroactivos desde julio del 2013, supuso el cierre de 29 instalaciones a toda España, 6 de ellas en Cataluña, como consecuencia de la entrada en vigor del nuevo régimen retributivo, que suponía un recorte del 40% de las primas.

Bernis lamenta que el Ministerio de Energía ignore la petición de la organización agraria porque las primas retributivas de las plantas de purines pase de 15 a 25 años. Así, considera que “se vuelve a dificultar la gestión de las deyecciones ganaderas, reduciendo las posibilidades de determinados productores y obligándolos a incrementar la necesidad de inversión”.

Ante este escenario, Bernis anuncia que JARC-COAG planteará una propuesta a los partidos políticos catalanes con representación en el Congreso de los Diputados para que “la política energética deje de penalizar las energías renovables y la autoabastecimento eléctrico. La normativa actual frena las iniciativas de gestión de las deyecciones ganaderas en las granjas”. La entidad considera que hay que potenciar los proyectos de generación de energía por autoconsumo a partir de las deyecciones para rebajar los costes de los ganaderos en este insumo, tal como actualmente ya lo pueden hacer los alemanes o los daneses.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here