Entrevistamos al Marqués de Griñón, empresario agrario y viticultor

0
37

PTAS .- La sostenibilidad está de moda y es un término que utiliza todo el mundo, pero ¿qué es, desde su perspectiva, la agricultura/ganadería sostenible?

La agricultura es parte esencial de la sostenibilidad del planeta: es la principal garante de la alimentación, del suministro de fibra e incluso de energía para una población creciente en número y nivel de exigencia. También es un factor decisivo para la conservación de los ecosistemas.

Además, la actividad agraria genera enormes demandas de inputs críticos para la sostenibilidad, como el agua, los fertilizantes, los carburantes u otras fuentes de energía.

Una agricultura y ganadería sostenibles son por tanto fundamento esencial para la sostenibilidad del planeta y la supervivencia de la raza humana.

¿Cuál es el papel que juega la tecnología en el futuro de la producción sostenible del sector agropecuario?

El papel de la tecnología es creciente y esencial: basta considerar tecnologías como el riego deficitario, los cultivos transgénicos -parte esencial de una agricultura sostenible porque reducen el coste de los alimentos o el empleo de plaguicidas- o la maquinaria del cultivo y de recolección, que ha permitido enormes incrementos de productividad y, consecuentemente, alimentos a precios más accesibles.

Podríamos decir, que en muchas ocasiones, la imagen que la sociedad tiene respecto a la aplicación de la tecnología en la producción agropecuaria está distorsionada, ¿Cómo creé que se puede mejorar la percepción social del papel de la ciencia y la tecnología en el sector agroalimentario?

Efectivamente, la tecnología tiene mala imagen frente a esa imagen romántica y bucólica de la agricultura que persiste en el imaginario de las sociedades avanzadas. Por ello, resulta importante transmitir al consumidor que se trata de un espejismo: sin la ciencia y la tecnología, pagaría sus alimentos mucho más caros y serían de calidad inferior.

La transferencia de tecnología, pero sobre todo la I+D+i son fundamentales para lograr que la producción continúe avanzando en la senda de las sostenibilidad. En lo que se refiere a su ámbito de actividad, ¿en qué punto del camino se encuentran estas dos cuestiones en estos momentos?

Nuestra empresa lleva décadas invirtiendo un alto porcentaje de sus ventas en I+D+i. Ello nos ha permitido elaborar vinos y aceites de alta calidad y venderlos en cerca de medio centenar de países, todo ello desde una región que sigue comercializando una parte mayoritaria de sus vinos y aceites a granel, sin casi valor añadido.

¿Podría enumerarnos algunos ejemplos de producción sostenible dentro de su ámbito de actividad?

El riego por goteo subterráneo programado mediante centrales meteorológicas informatizadas, sensores de humedad del suelo y dendrómetros que miden el estrés hídrico de las vides nos ha permitido elevar espectacularmente los niveles de calidad de nuestros vinos y aceites, así como reducir de forma importante nuestro consumo de agua, manteniendo o incluso mejorando los rendimientos por hectárea anteriores.

¿Cuáles son los retos de futuro en su ámbito de actividad en cuanto a la producción sostenible?

Seguimos investigando en sistemas que nos permitan mejorar la producción de nuestros vinos y aceites con técnicas de cultivo y elaboración cada vez más exigentes desde criterios de sostenibilidad, que siempre han sido prioritarios para nosotros.