EQUO defiende que el agua es un derecho fundamental y un bien publico, no privado

0
6

EQUO.- Con motivo de la celebración mañana 22 de marzo, del Día Mundial del Agua, EQUO ha recordado que el derecho humano al agua y al saneamiento reconocido en 2010 por la ONU todavía no esta garantizado por la Unión Europea al no existir una legislación que declare el abastecimiento y el saneamiento, servicios públicos esenciales libres de las normas de mercado para todos.

Por ello EQUO ha apoyado la iniciativa de la Federación de Servicios Públicos y otros colectivos ( http://www.right2water.eu/es) que han puesto en marcha la primera Iniciativa Ciudadana Europea, ICE, similar a las ILP estatales, para conseguir garantizar tres objetivos: servicios de agua y saneamiento para todos los ciudadanos de Europa, gestionados por encima de los intereses privados como un servicio publico y contribución a que todos los ciudadanos del planeta tengan estos mismos derechos. En este sentido, este partido ha expresado su rechazo a cualquier iniciativa que pretenda privatizar los servicios de saneamiento, abastecimiento o depuración en cualquier localidad.

EQUO ha reclamado que las garantías de acceso a los servicios del agua y su gestión pública sean también un derecho y una realidad en todo el Estado. Asimismo ha destacado que los intentos y logros de privatización tienen el mismo patrón en todos los lugares: opacidad, complejidad en el articulado, infraestructuras sobredimensionadas, participación “a medida” en caso de haberla, etc.; en definitiva, todo vale para conseguir financiación extra, y tapar deudas hipotecando el Agua publica al libre mercado, igual que la sanidad y la educación.

Por ello, desde EQUO se considera necesario un cambio radical en las líneas maestras de la política hidráulica, cambiando el modelo actual, por uno de gestión de la demanda, que cumpla efectivamente los principios de la Directiva Marco del Agua, que se tienen que ver reflejados en los documentos de planificación, Planes Hidrológicos de las Cuenca del Ebro, Duero, Tajo, Júcar, Guadiana, etc., los cuales debían estar ya aprobados desde el 2009. En ellos se deben implantar las medidas necesarias para la conservación en buen estado del recurso hídrico, ríos, humedales y acuíferos. Es decir, cantidad y calidad de agua que aseguren la pervivencia de la biodiversidad en los hábitats sin la cual no hay desarrollo social y económico sostenible, donde por ej. el fracking no tuviera espacio al generar una contaminación de acuíferos.

En este sentido EQUO ha denunciado que los planes de cuenca del anterior y actual legislativo han nacido viciados. El del Ebro con un pacto del agua aragonés que encierra obras ilegales o peligrosas, mas un insuficiente caudal ambiental en el Delta y nuevos mini trasvases, se transformará por ley en una tubería. Un reciente acuerdo sobre el trasvase Tajo-Segura que deja fuera de la mesa a las organizaciones conservacionistas resta credibilidad al borrador del Plan del Tajo. Por su parte, la indeterminación territorial de la Cuenca del Jucar es tan preocupante como su contaminación y el aprobado Plan del Guadiana proyecta como solución a la sobreexplotación de acuíferos más regadío, más embalses y más trasvase. Por tanto, los planes nacen viciados porque cumplen promesas electorales e intereses poco claros en muchos casos y nacen tarde, en estos días la Unión Europea pondrá sanción a España por un retraso de más de 4 años.

Ante esta situación, EQUO hace una apuesta porque la gestión y usos de las masas de agua, se lleve a cabo de manera transparente y participativa, teniendo en cuenta además los principios de la nueva cultura del agua. Y con la idea clara de que estamos hablando de un Derecho humano, no de un negocio más.