Escasez de agua y cambio climático incrementarán inestabilidad y conflictos

0
2

EFE.- Así lo ha puesto de manifiesto hoy el secretario general de Cooperación Internacional para el Desarrollo, Gonzalo Robles, en la inauguración de la tercera reunión de la Iniciativa de la Gobernanza del Agua de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), en la que también ha participado el secretario de Estado de Medio Ambiente, Federico Ramos.

Robles ha abierto hoy con su intervención el tercer encuentro de esta iniciativa, puesta en marcha el año pasado por la OCDE, que hoy y mañana reúne en Madrid a más de 100 expertos internacionales en la gestión del agua.

El secretario general ha apuntado que España es uno de los países defensores en los foros internacionales del reconocimiento al derecho humano al agua y el saneamiento, que, en su opinión, “deben ser incorporados a los nuevos objetivos del milenio”.

Robles ha asegurado que “nos encontramos en un momento clave para el futuro del agua como un recurso sostenible que demanda una gestión global. De las decisiones que se tomen estos meses dependerá el resultado de los esfuerzos futuros para conseguir un desarrollo humano sostenible a través de la agenda de desarrollo post 2015”.

En este sentido, Federico Ramos ha asegurado que el fenómeno del cambio climático “debe llevar a comprender que no hay problemas regionales sino globales en agua, que exigen una gobernanza global”.

En su intervención, Ramos ha explicado que el Gobierno “coincide con la OCDE en que el agua no es un recurso escaso a nivel global, sino irregularmente repartido” y en que la crisis hídrica en realidad es un problema de gobernanza que requiere de cooperación internacional y soluciones conjuntas.

El secretario de Estado ha destacado la gran complejidad de la planificación hidrológica española, por el número de planes hidrográficos y las dificultades orográficas y climáticas, que han convertido a España “en experta en gobernanza a partir de una política del agua basada en la participación y en el consenso”.

Esta gestión administrativa del agua, en la que España ha trabajado “desde la más remota antigüedad, con la creación hace 1000 años del Tribunal de Aguas de Valencia”, se gestiona en la actualidad a través del plan de gobernanza por cuencas, “que ha sido adoptado como modelo por la Unión Europea”, ha indicado.

La planificación hidrológica, “el instrumento indispensable para que todas las demandas del agua de cada cuenca se puedan satisfacer con pleno respeto a las exigencias ambientales”, tiene el objetivo de “conseguir un sistema nacional del agua en el que se integren todos los recursos del sistema”, ha señalado.

Según Ramos, la experiencia y especialización en gestión del agua y el importante nivel tecnológico que ha conseguido España “han sido exportados al mundo entero y nos han convertido en país en vanguardia mundial en el agua”.