España espera reducir 1.000 millones de toneladas de CO2 para 2020

0
2

Agroinformación.-España intentará reducir 1.000 millones de toneladas de CO2 a la atmósfera para 2020, gracias a las medidas de ahorro, eficiencia energética y apuesta de energías renovables quese encuentra en  el borrador del próximo Plan Nacional de Energías Renovables (PER) 2011-2020.

Así lo comentó el director general del Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE), dependiente del Ministerio de Industria, Alfonso Beltrán García-Echániz, en la Comisión no permanente de Cambio Climático del Congreso.

Además  ha señalado que el Plan Nacional de Energías Renovables debe ser presentado por el Gobierno de España a la UE antes de finales de junio, si bien todavía no está terminado y se encuentra en periodo de consultas entre los agentes implicados.

España "está alejada" de la Unión Europea porque es dependiente energéticamente hasta en un 75 por ciento, al tiempo que ha destacado lo importante que representan las medidas energéticas, dado que el 80 por ciento de los gases de efecto invernadero proceden de ahí.

BALANCE PLAN ENERGÍAS RENOVABLES 2005-2010
Los objetivos cumplidos en el anterior PER de 2005 a 2010, en el que estaba fijado un consumo del 12 por ciento de energías renovables y se ha alcanzado el 13,2 por ciento en consumo de energía bruta.

El director del IDAE ha indicado que se superan las previsiones, tanto de la emisión de CO2 en 2010, que alcanzó los 35.000 millones de toneladas, como en las emisiones totales desde 2005, un total de más de 87.000 millones de toneladas.

NO PUEDE HABER ACUERDO UNILATERAL
Por su parte, el vicepresidente de la Comisión de Desarrollo Sostenible y Medio Ambiente de la CEOE, Pedro Mora Peris, ha mostrado el desacuerdo de las empresas españolas con que la UE, "de forma unilateral", haya decidido aumentar de un 20 a un 30 por ciento los objetivos de reducción de emisiones de CO2.

Ha comentado  que sólo sería razonable un pacto global y no sólo concerniente a la Unión Europea, al mismo tiempo que ha llamado la atención por la necesidad en España de un mayor soporte a la innovación tecnológica, entre otros aspectos, como motor de lucha contra el cambio climático.