España y Francia se movilizan por la nueva regulación europea de los mercados de frutas y hortalizas

0
3

MARM.-La Ministra de Medio Ambiente, y Medio Rural y Marino y el Ministro francés de Agricultura, Alimentación, Pesca, Medio Rural y Ordenación del Territorio, Bruno Le Maire, han decidido, tras reunirse hoy en París, reforzar la cooperación bilateral franco-española en el ámbito agrícola.

En un momento en que los sectores europeos de frutas y hortalizas atraviesan una grave crisis en Europa, Rosa Aguilar y Bruno Le Maire proponen medidas ambiciosas dirigidas a la regulación europea de los mercados de frutas y hortalizas. Estas propuestas, que Francia y España en contacto permanente con los países productores profundizarán de aquí al próximo Consejo de Ministros de Agricultura del 20 de noviembre, abarcan 4 apartados:

1- Unas herramientas de gestión de crisis renovadas. En particular:

-un dispositivo de retirada, cuya activación será decidida por un periodo determinado a nivel comunitario y su puesta en marcha abierta a los productores independientes para aumentar su eficacia. Las indemnizaciones compensatorias de las retiradas deberán estar adaptadas a la realidad de los mercados.

– en periodo de crisis grave en el mercado, la puesta en marcha inmediata y en base a financiación comunitaria de acciones de comunicación y de promoción que permitan tranquilizar al consumidor, promover el consumo de frutas y hortalizas y acompañar la comercialización de productos europeos en crisis.

-dispositivos de seguros de rentas para ayudar a los productores a hacer frente a los periodos de crisis, como los fondos mutualizados o dispositivos destinados a estabilizar los ingresos de los productores, a semejanza de lo que existe en los ámbitos climático y sanitario.

2- Un aumento de la transparencia sobre los mercados de frutas y hortalizas para la puesta en marcha de una herramienta de información actualizada por una parte sobre las capacidades de producción europeas y el desarrollo de campañas y, por otra, sobre la evolución del consumo. Estas medidas se articularían a través de la creación de un Observatorio europeo.

3- Una mejor organización de la producción gracias al reforzamiento del poder de negociación de los productores que pasa, por ejemplo, por una adaptación del derecho europeo de la competencia.

4- Un funcionamiento más eficaz de los mecanismos de precios de entrada que contribuya a la transparencia de los flujos comerciales con los países terceros y a un seguimiento mejorado de los acuerdos comerciales.

Para Rosa Aguilar y Bruno Le Maire, la crisis europea de frutas y hortalizas demuestra la importancia para todos los sectores agrícolas de una PAC fuerte después de 2013, dotada de un presupuesto que, como mínimo, se mantenga en los niveles actuales, garantizando una nueva regulación de los mercados.

El principio de reciprocidad de las normas debe ser aplicado a las negociaciones multilaterales: la agricultura no debe ser la variable de ajuste del comercio internacional.

Por último, los Ministros de España y Francia han decidido velar por la plena aplicación de las normas comunitarias en ambos países para garantizar la libre circulación de mercancías.

El Comité Mixto Francia-España-Italia se reunirá a finales del mes de octubre y hará un balance de la campaña de frutas y hortalizas.