España defiende limitar superficie con derecho a ayudas en favor agricultores

0
5

EFE.- "La posición del Gobierno español es muy clara, el Gobierno tiene que tener la posibilidad de limitar las ayudas a una superficie máxima que no produzca un deterioro de la ayuda que perciben los cultivos y los agricultores y ganaderos", indicó a su llegada al Consejo de Ministros del ramo de la UE que debate hoy la distribución de las ayudas en el marco de la reforma de la PAC.

Una vez resuelto el marco financiero comunitario para el periodo 2014-2020, "según el cual los agricultores españoles van a seguir percibiendo el mismo nivel de ayudas que venían percibiendo en la actualidad", dijo Arias Cañete, será necesario "despejar el sistema de aplicación" de la nueva PAC, que debería entrar en vigor en enero de 2014.

Uno de los principales puntos que se abordarán este lunes es la determinación de la superficie que tendrá derecho ayudas, "si las superficies históricas que la venían percibiendo, o si la podemos ampliar sustancialmente como propone la Comisión Europea", explicó.

Arias Cañete señaló que, teniendo en cuenta el incremento de superficie elegible para las ayudas que respalda Bruselas, "estamos hablando de una variación de 21.000 millones de hectáreas actuales hacia 38.000 millones de hectáreas, lo cual es una reducción de las ayudas fortísima".

"Estaríamos hablando de cifras muy importantes de reducción, si toda la superficie que sería elegible según las propuestas de la Comisión tuviera derecho a pedir ayudas en el nuevo periodo de prolongación financiera", consideró.

El ministro español señaló que Irlanda, país que preside la UE este semestre, "está siendo sensible a esa petición española, y los trabajos marchan en buena dirección tanto en el Comité Especial de Agricultura como en las propuestas que vamos a discutir en estos momentos".

Por otro lado, España defenderá hoy evitar el pago único por hectárea que propone la Comisión Europea, ya que a juicio de Arias Cañete puede producir "distorsiones en los niveles de apoyo de los cultivos y flujos importantes financieros de unos territorios a otros, de unas producciones agrarias a otras y de unos agricultores a otros".

"Tenemos que incluir elementos de flexibilidad, de modulación, que puedan limitar el alcance de las propuestas de la Comisión", indicó.

"Esos dos son los temas claves de la reforma para España, y entramos en la fase más complicada de la negociación que la Presidencia irlandesa quiere cerrar para el mes de marzo", subrayó.

Desde su punto de vista, "no van a ser los problemas financieros los problemas importantes de la reforma. Los problemas importantes son los que empiezan en los debates de esta misma mañana".

En el debate público celebrado por los ministros, Arias Cañete puso de relieve la "gran variedad" del campo español, y aseguró que la "tasa plana" que propone la Comisión puede implicar pérdidas de las ayudas del 50 % en el sector olivarero; de un tercio en el sector lácteo, "ya de por sí en una situación difícil", y de más de un 75 % en cultivos industriales fundamentales.

"Nos gustaría que la Comisión reflexionara sobre los efectos reales que su propuesta conlleva. No tiene sentido restar ayudas a los que las necesitan y dárselas a los que ya son viables hoy con un menor apoyo", enfatizó.