España frena con Francia los ataques a los camiones de fruta, pero no los controles

0
16

       Cabanas ha destacado, en declaraciones a Efeagro, que existe un comité mixto hispano-francés, al que luego se incorporó Italia, como foro para que Administraciones y sectores debatan y resuelvan los problemas y que, si ha servido para sus objetivos en los últimos años, no entiende que deje de utilizarse.

     Además, el Magrama ha convocado dos reuniones del Grupo de contacto del melocotón -un subgrupo del comité mixto- para analizar la situación entre la Administración y el sector, y explorar soluciones a los bajos precios de esta fruta, ha añadido.

     Por otra parte, y respecto a las medidas de ámbito nacional, el secretario general ha expresado su confianza en que el reciente acuerdo para la retirada de producción de melocotón para su transformación en néctar contribuya a mejorar los precios de esta fruta, muy afectada por la sobreproducción y el solapamiento de la oferta en Europa.

     En la raíz del problema, ha señalado el incremento de la producción de frutas de hueso en Italia, Grecia, Francia y España, que ha coincidido con un "solapamiento" de campañas, lo que ha provocado la situación actual de bajos precios.

En este sentido, ha remarcado que los países productores han enviado un escrito a la Comisión Europea para reclamar la puesta en marcha de medidas de crisis.

Enfado en el sector por los problemas que ocasionan los controles


      Sin embargo, la otra cara de a moneda de este conflicto son las inspeccines a los camiones,. Así lo explica Manel Simón, director de la Associació Empresarial de Fruita de Catalunya (Afrucat): "Desde el último ataque, hace 15 días, estamos encontrando inspecciones a pie de carretera. Las autoridades paran a los camiones y les revisan la mercancía, siempre que sea melocotón o nectarina, y comprueban la documentación del vehículo".

     Han pasado ya más de dos semanas desde que se iniciaron las primeras inspecciones y todavía no han encontrado ni una sola infracción para no dejar continuar la marcha al transportista. Para Simón, estos registros suponen una "pérdida de tiempo", según recoge Laura Beila en www.elperiodico.com,

    Los agricultores españoles están molestos con estos controles, pero nada preocupados ya que conocen a la perfección la calidad de la fruta que transportan y exportan a Europa y saben que tienen la documentación en regla. "El Gobierno español ya nos obliga a cumplir una normativa antes de exportar nuestro producto, por lo que no entiendo que otro socio de la Unión Europea como es Francia tenga que vigilarnos. ¿Acaso les hacemos lo mismo nosotros?", se queja Simón.