España lidera a los países preocupados por el impacto agrícola de la directiva del tabaco

0
226

    La futura norma para regular el sector tabaquero en la UE, propuesta por los servicios del comisario europeo de sanidad, Tonio Borg, se encuentra en tramitación y tiene como objetivo lograr reducir un 2 % el número de fumadores en la Unión en los próximos cinco años.

    La delegación griega recordó que ha declarado en múltiples ocasiones que es necesaria una revisión del marco regulador del tabaco y sus productos relacionados.

    Apuntó asimismo que el objetivo de la Comisión es estandarizar el empaquetado de productos de tabaco y prohibir ciertos productos del tabaco, considerados "engañosos".

    Según la declaración presentada en el Consejo de Ministros europeos, Grecia considera que una prohibición total de ciertos productos no sólo sería "completamente desproporcionada", sino que también "tendría consecuencias devastadoras para el sector agrícola europeo".

    En su opinión, los productos restringidos ya no se producirían con hojas de tabaco cultivadas en Europa "legítimamente", sino que serían realizados fuera de la UE por "falsificadores e implicados en el mercado negro".

La prohibición provocaría un excedente de cultivos


    Además, esa prohibición también provocaría un excedente de cultivos "sin posibilidades de acceder al mercado".

    Desde su punto de vista, la estandarización del empaquetado también provocará que los consumidores busquen el producto a un precio más bajo, probablemente a través del mercado negro.

    La delegación griega también recordó que en la UE producen tabaco once Estados miembro, y que en 2012 se recolectaron unas 214.000 toneladas de hojas de tabaco cultivadas en aproximadamente 96.000 hectáreas.

    Apuntó además que en la Unión 70.000 productores se dedican al cultivo del tabaco, un sector que da trabajo, entre el cultivo y el procesado de la hoja, a más de 500.000 personas.

    En opinión de Grecia, ese impacto puede mitigarse mediante la introducción de ciertas enmiendas en la propuesta de directiva, de manera que se logre "el mismo nivel de protección de la salud pública pero a un coste económico menor, en particular para el sector de la agricultura".