España negociará que los pequeños agricultores se queden exentos de la convergencia

0
6

   Para mitigar el impacto de la propuesta que quiere la CE, España solicita la posibilidad de hacer una regionalización "muy flexible", excluir a todos los pequeños agricultores, disponer de un suelo de convergencia más bajo y establecer cláusulas de limitación de pérdidas.

    El ministro español detalló que el objetivo es que queden exentos de la convergencia las pequeñas explotaciones, las que reciben hasta 1.250 euros de ayuda al año -según la cifra que barajan actualmente los ministros-, lo que significa más de la tercera parte de las explotaciones españolas.

    También señaló que se negocia una cláusula de limitación de pérdidas para casos estadísticos puntuales, de forma que "nadie pudiera perder por encima de un determinado umbral".

Reverdecimiento a nivel de explotación y no a nivel nacional


    España insiste en que el "reverdecimiento" -las ayudas de hasta un 30 % de la asignación de pagos directos a cada país a conceder a cambio de realizar prácticas ecológicas- se calcule "a nivel de explotación y no a nivel nacional" a fin de evitar "una convergencia automática inicial del 30 % que se iría sumando a otras".

    "Lo queremos combinar con un modelo de regionalización que combine las comarcas geográficas con las características agronómicas y los niveles económicos de ayudas, de tal manera que con un número importante de comarcas también se flexibilice la convergencia interna", explicó Arias Cañete.

    En su opinión, este mensaje ha "calado" en la CE, ya que teniendo en cuenta la gran riqueza de biodiversidad de España no se pueden conceder "tratamientos uniformes" dado que se produciría una "enorme injusticia, que sería apoyar más a los que no necesitan apoyos para ser rentables y quitarles apoyos a los que lo necesitan para ser rentables y competitivos".

    Por su parte, el comisario europeo de Agricultura, Dacian Ciolos, afirmó que se ha reunido varias veces con Arias Cañete y que ha "comprendido el problema específico de España", una "fuerte diversidad" no sólo de estructuras de explotaciones agrícolas sino también de tipos de cultivos.

    Se mostró confiado en que los mencionados puntos de flexibilidad puestos sobre la mesa permitan que España se integre en la reforma, al igual que otros países con una situación similar como Italia, Portugal o Irlanda.

Defensa del tabaco, algodón y las cuotas del azúcar


     Por otra parte, Arias Cañete señaló que también falta por cerrar otros asuntos importantes como que los cultivos permanentes se cualifiquen para percibir las ayudas de "reverdecimiento" sin ningún otro requisito, lo cual beneficiaría a todos los olivares, el viñedo español, los cítricos y hortalizas.

    También señaló que perseguirá que el tabaco y el algodón mantengan el mismo nivel de ayudas, porque son cultivos "de enorme impacto económico y social en determinados territorios españoles".

    Indicó igualmente que España defenderá una prórroga de las cuotas de azúcar, como mínimo, hasta 2017 y, en el campo del viñedo, que las autorizaciones de plantación se prolonguen hasta al menos 2014.

    En el ámbito de desarrollo rural Arias Cañete dijo que España "ya" ha conseguido su programa nacional, así como mejoras "muy importantes de regadío".

    Los ministros de la UE esperan cerrar para el miércoles una posición sobre la reforma de la PAC lo bastante cercana a la de la del otro colegislador, el Parlamento Europeo, para lograr cerrar un acuerdo político definitivo esta semana.