España pide flexibilidad para que los productores puedan asumir el pago verde

0
14

    Nieto ha reconocido que el componente verde es uno de los asuntos que más debate suscita y que la propia Comisión ya reconoció en mayo de 2012 que "había que flexibilizarlos" para conseguir beneficios ambientales sin que los agricultores tengan que incurrir en más costes y haya un riesgo para la viabilidad de sus explotaciones.

    A su juicio, con esta propuesta de reforma de la PAC, Europa va "un paso por delante" y se impone medidas más estrictas que en otros países, por lo que ha abogado por que la nueva programación no deje al sector agrícola europeo en una "extrema desventaja" con otras normativas menos exigentes.

    España, según ha destacado, apuesta por una agricultura más sostenible, pero en la que se permita al sector cumplir con su papel fundamental de suministrar alimentos "en condiciones al menos equivalentes a las de un mundo globalizado y competitivo.

    La subdirectora general de cultivos herbáceos e Industriales del Magrama, Susana Humanes, ha detallado en su intervención en la jornada la postura de España en el actual debate de la PAC.

    Humanes ha detallado que la primera medida del pago verde, que obliga a la diversificación de cultivos, es difícil de aplicar tal y como la propuso la Comisión para los productores de cereal de secano o para los pequeños ganaderos que destinan una parte de la parcela a la producción de alimento para el ganado.

    Ha precisado que el mantenimiento de los pastos -segunda medida incluida en el pago verde-, complica la gestión y no supone una mejora ambiental "apreciable", y que la reserva de una superficie de interés ecológico afecta a la productividad y choca contra la creciente demanda de alimentos.

Problemas para cultivos como el olivo o la vid


    En este sentido, ha considerado que esta última estrategia es difícil de aplicar en cultivos permanentes como el olivo o la vid.

     Ha citado algunas de las "mejoras" de la propuesta inicial que se han conseguido como que el pago verde esté vinculado a las hectáreas sujetas a derechos de pago y no al total de la parcela como establecía en un principio.

    Por su parte, desde la dirección general de Agricultura y Desarrollo Rural de la Comisión Europea, Juan Álvarez de la Puente, ha indicado que en este momento el debate sobre el pago verde está en torno a las equivalencias, las excepciones a las medidas de diversificación y la flexibilidad para aplicar la superficie de interés ecológico.

    De todo ello se hablará en las más de 30 reuniones entre las instituciones europeas que están previstas hasta junio, fecha en la que se pretende alcanzar el acuerdo definitivo, para el que hay una importante "voluntad de acuerdo".

    El secretario general del "European Landowners’ Organization", Thierry De L’Escaille, ha remarcado a Efeagro que su mensaje en este foro es la necesidad de que los agricultores entiendan que los objetivos económicos y medioambientales son complementarios.

Un problema de comunicación


     En este sentido, De L’Escaille ha subrayado que el "reverdicimiento" de la PAC debe considerarse "una oportunidad más que un problema" y una estrategia para el futuro, ya que "en 2020 habrá que discutir otra programación, y si no cumplimos con los intereses ecológicos vamos a perder legitimidad y apoyo público"

    A su juicio, la razón de la actual dicotomía que al parecer enfrenta a los agricultores con los intereses medioambientales es que en el pasado "no se ha comunicado bien" esta unidad y los productores "no tenían en consideración este asunto".

     Por eso, ha señalado que la obligación de mantener superficies de interés ecológico en las explotaciones se tiene que ver como una oportunidad para llevar a cabo algunas medidas "excelentes" como la red de polinizadores.

     Para llevar a cabo esta práctica, el agricultor tiene que sembrar bandas florales en los bordes del terreno productivo, de manera que suponga un beneficio medioambiental al tiempo que un apoyo para la producción.

El PSOE se opone a los nuevos recortes


   Por su parte, la eurodiputada socialista Iratxe García se ha mostrado rotundamente contraria a la propuesta de Reglamento transitorio de la PAC para el año 2014, presentada en la comisión de Agricultura de la Eurocámara, que prevé un recorte global de ayudas directas para la Unión Europea, que supondrá a España una disminución de 322 millones euros para el próximo año.

    Según ha señalado, "el Parlamento Europeo sigue sin aprobar el acuerdo del Marco Financiero Plurianual al que llegaron los jefes de Estado y de Gobierno y por lo tanto no podemos aceptar un reglamento que asume ya esas pérdidas presupuestarias".

    Asimismo, ha asegurado que "nos sorprende que el ministro de Agricultura, Miguel Arias Cañete, continúe asegurando que la negociación fue positiva para España porque va a suponer un incremento de ayudas y vemos cómo eso no se corresponde con los datos de la propuesta que hoy nos ha presentado la Comisión Europea".

    Iratxe García también ha pedido a la Comisión Europea y al Consejo "más transparencia" y que expliquen qué supone los montos para la PAC, ya que "seguimos pidiendo las cifras exactas, no sólo de ayudas directas sino en el ámbito del desarrollo rural por país y todavía no se ha proporcionado, sólo conocemos las declaraciones optimistas de Arias Cañete".