España puede perder mil millones del cheque de la UE pero gana 500 para agricultura

0
6

   Del recorte previsto para España, además se garantiza que Andalucía, Castilla-La Mancha y Galicia, que hasta ahora eran objetivo prioritario de la política regional europea, mantendrán al menos el 60% de las ayudas europeas que reciben en el actual periodo. Extremadura conserva la mayor parte de las subvenciones porque su PIB sigue por debajo del 75% de la media comunitaria.

    Lo que pierde España en su cheque de ayudas regionales podría recuperarlo a través del nuevo fondo para combatir el paro juvenil, la principal novedad del marco financiero para los próximos siete años.

    El instrumento estará finalmente dotado con 3.000 millones de euros, a los que se sumarán otros 3.000 millones de gasto en jóvenes del fondo social europeo.

    La iniciativa estará abierta a las regiones con una tasa de paro juvenil superior al 25%. España es el segundo país con mayor nivel de desempleo entre los menores de 25 años, el 55,6%.

500 millones más a agricultura


   Respecto al capítulo agrario, que implicaría dar otros 500 millones de euros a España, e
l documento propone que "un número limitado de Estados miembros que se enfrentan a retos estructurales particulares en el sector agrícola o que han invertido fuertemente" en el desarrollo del sistema de pagos directos de la Política Agraria Común (PAC) de la UE reciban "asignaciones adicionales".

    De aprobarse la propuesta del presidente del Consejo Europeo, Herman Van Romouy, otros diez de los Veintisiete recibirían una dotación de este tipo: Austria (700 millones), Francia (1.000), Irlanda (100), Italia (1.500), Luxemburgo (20 millones), Malta (17,5), Portugal (500), Bélgica (70), Finlandia (600 millones) y Eslovenia (150).

    Los compromisos en el capítulo de agricultura y medio ambiente se elevan hasta 373.479 millones de euros, frente a 372.229 propuestos en noviembre por Van Rompuy.

    De esta cantidad, 277.851 estarían destinados a los pagos directos (el Pilar I), lo que mantiene prácticamente estable la cifra del documento anterior.

    Otros 85.086 millones de euros se destinarían al desarrollo rural, una mejora respecto a los 83.666 millones que se sugirieron en noviembre.

    Los líderes europeos continúan negociando sobre la base de esta propuesta para tratar de cerrar un acuerdo, que también deberá recibir el visto bueno del Parlamento Europeo para su aprobación final.

Acuerdo a última hora

    Por otra parte, tras una maratoniana reunión, los líderes de la Unión Europea han llegado a un principio de acuerdo para los Presupuestos comunitarios para el periodo 2014-2020, paso inicial para desatascar las negociaciones. Los Veintisiete han negociado un marco sobre las cuentas plurianuales tras una larga noche de reuniones, según fuentes oficiales cuitadas por la agencia Reuters.

   "Estamos bastante seguros de que tenemos el marco para un acuerdo", dijo un funcionario de la UE, que pidió permanecer en el anonimato. "El acuerdo no está completamente terminado, pero estamos seguros de que va a alcanzar hoy".

   La falta de concreción en la propuesta del presidente del Consejo, Herman Van Rompuy, era en las últimas horas el principal escollo para el consenso. El acuerdo gira en torno a aplicar un nuevo recorte de 13.000 millones de euros al marco presupuestario plurianual para la Unión Europea (UE) de 2014 a 2020, que se suma a los 80.000 millones de euros ya planteados en noviembre.

    Este "tijeretazo" situaría los compromisos comunitarios en 960.000millones de euros, lo que supondría una reducción del techo de gasto durante los próximos siete años de 33.000 millones de euros respecto al anterior periodo presupuestario (2007-2013), dijeron fuentes comunitarias.

    Las nuevas cifras planteadas por Van Rompuy a los jefes de Estado y de Gobierno europeos establecen un total de 908.000 millones de euros para pagos, con la posibilidad de añadir 12.000 millones de forma extraordinaria, agregaron las fuentes.

    El recorte planteado se mantiene dentro de la horquilla prevista en la víspera de la cumbre presupuestaria en Bruselas, donde los cálculos apuntaban a una reducción suplementaria de entre 10.000 y 15.000 millones de euros.

    Queda por ver si la nueva propuesta de Van Rompuy reúne los apoyos suficientes entre los Estados miembros para salir adelante, tras lo que deberán continuar las discusiones para decidir qué partidas se verán afectadas por este nuevo recorte. Los líderes europeos examinarán el documento y está previsto que se pronuncien en la reunión plenaria.