España suscribe un protocolo con China para exportar alfalfa deshidratada

0
8

EFE.- El acuerdo incluye, según ha explicado el Ministerio en un comunicado, tanto requisitos sanitarios como fitosanitarios, por lo que la mercancía deberá estar certificada por los servicios oficiales sanitarios y fitosanitarios.

Estas gestiones pueden realizarse a través de las aplicaciones informáticas de Ministerio, Cexgan (comercio exterior ganadero) y Cexveg (comercio exterior de vegetales), respectivamente.

Entre los requisitos que se necesitarán para la exportación figura la emisión del Certificado Veterinario y del Certificado Fitosanitario para la Exportación de Forraje Deshidratado de España a la República Popular de China, por parte de los servicios oficiales de Ministerio.

Un certificado que implica el cumplimiento de los requisitos sanitarios y fitosanitarios recogidos en el protocolo acordado que, entre otros aspectos, establece que la alfalfa debe proceder de establecimientos autorizados por Aqsiq.

Este listado puede ser consultado en la web de Cexgan, Cesveg,y en la web de Aqsiq.

La alfalfa estará libre de organismos modificados genéticamente no autorizados por China -actualmente la R.P.China no tiene autorizada ninguna variedad de alfalfa transgénica.

El procedimiento de secado en las fábricas deberá mantener una temperatura de 250 grados centígrados durante, al menos, 5 minutos para asegurar la calidad y seguridad de la alfalfa deshidratada.

Las fábricas deberán poseer un sistema de gestión de calidad eficaz que permita mantener las condiciones higiénicas de las áreas de procesamiento y de los equipos.

Deberán realizarse tratamientos para eliminar impurezas y suciedad antes de hacer el embalaje final, para evitar la presencia de excrementos, cuerpos de animales, plumas de aves, tierra, plástico, piedras, metales u otras sustancias extrañas, distintas del embalaje, así como la ausencia en la alfalfa de plagas de cuarentena, plagas vivas, raíces, semillas u otros restos vegetales.

Además, el material de embalaje no podrá incluir ningún elemento metálico.

Cada contenedor deberá tener, por lo menos, una etiqueta indicando el nombre de la deshidratadora, el número de registro sanitario y la leyenda en chino que signifique “Alfalfa Española para la República Popular China”.

La materialización de este acuerdo estaba pendiente de la publicación en la web de Aqsiq del listado de establecimientos de la industria deshidratadora de forrajes autorizados, por parte de las autoridades chinas competentes, publicación que se ha producido esta semana.

En 2012 la delegación china del Aqsiq realizó una inspección “in situ” a una muestra de 18 establecimientos de la industria deshidratadora de forrajes de un total de 33 interesados.

De esta visita finalmente resultaron aprobados un total de 24 firmas interesadas repartidas en distintas CCAA.

El Ministerio ha asegurado que seguirá trabajando para ampliar el número de establecimientos autorizados.

Ha detallado que la apertura del mercado chino a la alfalfa deshidratada española (pellets y pacas) recoge el interés comercial por ambas partes, que se ha visto reforzado en todo el largo período de negociación.

Ha añadido que responde al fuerte interés histórico que el sector manifestaba por el mercado chino, el cual, a partir de ahora, se unirá a otros mercados exteriores como el de Emiratos Árabes Unidos y Arabia Saudí, principales destinos exteriores de un sector con gran vocación y experiencia exportadora.

El Ministerio espera el buen desarrollo de estas exportaciones, que potencien la figura de España como socio comercial de China en todo el ámbito hortofrutícola, e impulsen la conclusión con éxito de otros expedientes en vías de negociación.