España trabaja contrarreloj en los retrasados planes de cuenca

0
9

EFE.- De las 16 demarcaciones hidrográficas españolas, solo cinco cuentan con un plan de cuenca, documentos gestores del recurso que, según la normativa europea vigente desde 2000, debían haber sido aprobados en 2009 como plazo máximo, a riesgo de sanciones que ya enfrenta España.

El propio Potocnick, comisario de Medio Ambiente, recordó este lunes a su llegada a Madrid que la gestión de los recursos hídricos es uno de los puntos débiles medioambientales de España.

Según Potocnick, que ofreció una rueda de prensa conjunta con el ministro de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, Miguel Arias Cañete, es de "máxima importancia" que España diseñe políticas que lleven al país a tener una mayor eficacia de su recursos hídricos.

Fuentes del Ministerio recalcaron a EFEverde que el actual gobierno "trabaja contrarreloj" para concluir unos planes "que debería haber puesto al día el anterior Ejecutivo socialista y cuyo incumplimiento ha situado a España en la lamentable situación de ser el único país de la Unión Europea que no presentó a tiempo sus planes de cuenca".

Pacto Nacional del Agua

El Ministerio ratificó el compromiso de concluir en 2013 los planes hidrológicos en los que "trabaja intensamente" y adelantó que ha mantenido "varias entrevistas con los responsables de agua de la Comisión Europea" para explicar la voluntad del Ejecutivo de cumplir con la directiva comunitaria".

"En menos de un año hemos aprobado cinco planes de cuenca y ultimamos la aprobación de varios más", aseguró la administración, tras señalar las demarcaciones Galicia-Costa, Tinto-Odiel, Guadalete-Barbate, las mediterráneas andaluzas y el Miño-Sil, como las cumplimentadas.

Además, aseguraron las fuentes, "en los próximos meses se aprobarán los planes hidrológicos del Guadalquivir, Guadiana y las de Cantábrico Oriental y Occidental".

"Una vez concluyan todos los procesos y se conozcan la realidad y necesidades de todas las demarcaciones, el Gobierno confía en abordar un gran Pacto Nacional del Agua que se fundamente sobre una base científica", añadió a EFEverde el Ministerio.

Sanción de la CE

El retraso español ha supuesto una sanción sin cuantificar de la Comisión Europea (CE), ratificada el pasado mes de octubre por el Tribunal de Justicia de la Unión Europea, al que España recurrió.

Bruselas puso en falta a España por no respetar su obligación de "adoptar y publicar" antes del 22 de diciembre de 2009 los planes hidrológicos de cuencas, con la excepción a la cuenca fluvial de Cataluña; notificar a la CE sobre los mismo planes a 22 de marzo del siguiente año, y por incumplir, aunque parcialmente, el proceso de información y consulta de los documentos.

España cuenta con siete demarcaciones hidrográficas intracomunitarias (con sus aguas en una sola autonomía) y nueve intercomunitarias (con aguas en más de una autonomía), además de planes ejecutivos para Ceuta y Melilla.

El objetivo de la Directiva Marco del Agua es conseguir un «buen estado» ecológico y químico de todas las aguas comunitarias para 2015, en las que se incluyen aguas interiores superficiales, las subterráneas, aguas de transición y las costeras.

Hispagua

El Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente hace público en el portal Hispagua (http://hispagua.cedex.es/) las consideraciones de ley sobre la gestión del agua, las demarcaciones y confederaciones hidrográficas y los planes hidrológicos de cuenca, según la legislación europea y la general español.

Según definición del sistema de información sobre el agua, se entiende por demarcación hidrográfica la zona terrestre y marina compuesta por una o varias cuencas hidrográficas vecinas y las aguas de transición, subterráneas y costeras asociadas.

Y son cuencas hidrográficas, las superficies de terreno cuya escorrentía superficial fluye en su totalidad a través de corrientes, ríos o lagos hacia el mar por una única desembocadura, delta o estuario. Como unidad de gestión, se considera indivisible.

La elaboración del Plan Hidrológico de cuenca, su seguimiento y revisión es responsabilidad de las Confederaciones Hidrográficas, organismos por los que el Estado asume la gestión cuando una cuenca comprende varias comunidades autónomas.