Esta semana será crucial en las ventas de cava

0
3

  El director de comunicación de Freixenet, Pedro Bonet, teme que el consumo en el mercado nacional sea inferior al año anterior como consecuencia directa de la crisis que "nos está perjudicando a todos, en todos los ámbitos", y que, a pesar de que "llevamos seis años con dificultades, este año la situación se ha recrudecido".

   Constata que han caído las ventas para lotes o cestas de Navidad, que eran "pedidos muy importantes", por lo que están pendientes de la evolución de la venta directa: "Ya hemos puesto el cava en establecimientos, tiendas especializadas y restaurantes."

   Desde Codorníu, otra de las grandes marcas del cava, su responsable de comunicación, Almudena Mazuelos, se muestra más optimista y espera, de momento, mantener las ventas del año pasado, aunque no descarta que puedan incluso crecer.

   Reconoce, no obstante, que las compras se hacen cada vez más a última hora, por lo que cuesta dar una visión ajustada sobre la situación.

   Además, a pesar de que la coyuntura está cambiando los hábitos de consumo -más en hogares que en restauración-, el usuario, ya que lo tomará en casa, orienta su compra hacia un producto de más calidad, mayor valor añadido y, por ende, de un precio algo más elevado.

   Gerard Jané, gerente de Jané Ventura, bodega que está en otro segmento de comercialización respecto a las dos anteriores y con volúmenes más modestos, también reconoce que la crisis se está notando, si bien precisa que los cavas de mayor valor añadido y referentes en su mercado "siguen contando con la valoración y fidelidad de la gente".

   Es lógica la prudencia y preocupación de un sector que prácticamente depende de las ventas navideñas.

   Así, por ejemplo, solo en hogares, en diciembre de 2011 los españoles se hicieron con 9,9 millones de litros de espumosos y cavas, un crecimiento espectacular si se compara con la media mensual de 1,8 millones de litros del resto del año, según el Panel de Consumo en los Hogares del Ministerio de Agricultura, analizado por el Observatorio español del mercado del vino (OeMv).

   En cuanto al valor, el incremento tampoco deja de ser llamativo, ya que si la media mensual del resto del año ronda los 8 o 9 millones de euros, en el último mes de 2011 la factura ascendió a 58 millones de euros.

   Más optimistas se muestran los canales de venta directa, tanto online como en tienda física, sobre todo aquellos especializados, ya que coinciden en reseñar que están percibiendo un aumento de las ventas, así como del gasto medio realizado por botella, puesto que estas fechas son de celebración y vino, cava o espumosos no suelen faltar en las mesas.