Estudian cómo crear un envase activo para evitar la plaga del gorgojo en el arroz

0
16

     En este sentido, Mª Carmen Vidal, responsable del Departamento de Innovación de Maicerías de España, ha explicado que “nuestro sistema de calidad y proceso productivo con tecnología punta garantiza que los productos cumplan con los máximos estándares de calidad para satisfacer a nuestros clientes. El envase desarrollado en este proyecto aportaría una garantía adicional de calidad ya que preservaría al producto de posibles contaminaciones por insectos durante su fase de almacenamiento”, ha comentado.

Incorporará agentes activos que impiden el crecimiento de insectos

      Para controlar estas plagas y evitar que se estropeen los alimentos, los nuevos envases activos en los que trabaja ITENE superarán las barreras que tienen los actuales films flexibles empleados para el envasado de los alimentos secos. Esto se logra ya que, además de la barrera física pasiva que ofrecen, los nuevos envases incorporan agentes activos que impiden el crecimiento o desarrollo de insectos.

     Como ha manifestado Mª Luz Andújar, responsable de Calidad de Plásticos del Segura,  “queremos ofrecer soluciones a nuestros clientes, ser innovadores y competitivos en nuestro mercado y tener una gama de productos que aseguren la calidad y cubran las necesidades de los consumidores”. 

     Estos envases activos supondrán para las empresas de productos alimenticios secos una medida eficaz  en la prevención de plagas, otorgando al consumidor final la máxima garantía de seguridad y una mayor calidad, exigencia cada día mayor por parte de los consumidores.

     “Todo fabricante debe evitar las quejas del consumidor; en verano el descontento aumenta ya que las altas temperaturas favorecen la eclosión de los huevos. Para nosotros es necesario producir productos seguros, incluso aunque aumente el coste, ya que si disminuye la posibilidad de queja de nuestros clientes por la presencia de plagas en el producto, será compensado el esfuerzo”,  añadió Mª Carmen Vidal.

       Este proyecto, denominado Plaguefree, está financiado por el Ministerio de Economía y Competitividad a través del subprograma INNPACTO.