Estudian el uso de la Tedera, una planta que evita el rechazo en los trasplantes de órganos

0
36

    Este proyecto, que se inició en 2010 y concluirá a finales de año, tiene como objetivo detectar material vegetal con gran contenido de estas sustancias, dado su interés farmacológico, y lograr maximizar la producción en diferentes clones de Tedera, con el propósito de facilitar los procesos de extracción y disponer de productos puros para su uso médico que permitan abaratar el coste de los tratamientos actuales.

    Las Islas, al ser una región con una gran biodiversidad vegetal ha sido el lugar seleccionado para que científicos del ICIA desarrollen un importante trabajo de prospección en campo, que consiste en la recolección de semillas en poblaciones naturales, su siembra y posterior secado y triturado de la planta, que es remitida al Grupo de Biotecnología Vegetal y Fitoquímica de la Universidad de Murcia (UMU), encargado de extraer las furanocumarinas con las que se llevan a cabo los ensayos en laboratorio en el Hospital Virgen de la Arrixaca (Murcia).

     Por su parte, el Instituto Murciano de Investigación y Desarrollo Agrario y Alimentario (IMIDA) es el encargado de desarrollar clones de dicho material, con mayor cantidad de estos compuestos. Colabora también en el proyecto la Universidad de Alicante (UA).

    Además de la especie común- presente en la cuenca Mediterránea y la Macaronesia-, que presenta características singulares en el Archipiélago canario, existen en Canarias dos variedades endémicas de Bituminaria bituminosa, una de ellas en Lanzarote y la otra en Tenerife, en las zonas de cumbres (Vilaflor-Las Cañadas)

    A principios de los años noventa comenzaron en Canarias los estudios sobre esta especie silvestre, también conocida como trébol hediondo fuera del Archipiélago, orientados a optimizar su empleo como forraje. Actualmente, variedades canarias de Tedera están siendo utilizadas por investigadores australianos para lograr una especie mejorada genéticamente,  contando con la participación de investigadores del ICIA, que también colaboran con otros equipos nacionales e internacionales en estudios para fomentar su potencial para uso forrajero.