La Sectorial de la Leche del Sindicato Labrador Gallego está estudiando la posibilidad de denunciar a la Comisión Nacional de los Comprados y de la Competencia (CNMC) la situación anómala que está viviendo el sector lácteo gallego a lo largo del año 2017, con los precios estancados o a la baja mientras no paran de subir en todo el Estado y en la Unión Europea.

Según la organizacion agraria, a la vista de los datos publicados este mes por el Fondo Español de Garantía Agraria (FEGA) sobre las entregas de leche en julio, Galicia es la única comunidad del Estado donde el precio sigue por debajo de los 30 céntimos (0’299 €), mientras que ese precio medio se sitúa en 31 céntimos en el conjunto de España, y en casi 33 céntimos en comunidades vecinas como Asturias.

Critican que Competencia sí actúa cuando se plantean precios mínimos pero no cuando la industria mantienE los precios estancados

Asimismo, si se observa observamos el contexto europeo, la situación es semejante. En la Unión Europea los precios de la leche no paran de subir, sobre todo gracias a un fuerte aumento de la demanda de mantequilla, con un incremento del 29% en el último año y un valor medio que supera los 33 céntimos por litro (datos correspondientes a junio de 2017 del IU Milk Market Observatory).

Por esto, desde el Sindicato Labrador Gallego no entienden cómo el Ministerio de Agricultura y la Consellaría de Medio Rural “se pueden quedar impasibles delante de esta manipulación descarada del comprador. Tampoco entendemos una CNMC que interviene de manera inmediata y taxativa en caso de que en el sector lácteo se acuerden precios mínimos para garantizar las rentas de las granjas y, sin embargo, mira hacia otro lado cuando existe un consenso evidente por parte de las industrias para mantener artificialmente los precios estancados y a la baja en la Galicia mientras que en el mercado estatal e internacional siguen al alza”, asegura la organización.

La responsable del sector lácteo en el Sindicato Labrador Gallego, la ganadera vilalbesa Lupe Prado, ha expresado su frustración y rabia al ver que en el sector lácteo gallego “se está trabajando muy duro a la hora de incrementar la calidad y eficiencia de nuestras producciones para obtener, como recompensa, los precios más bajos del Estado a través de una imposición de contratos y parámetros de calidad difíciles de justificar y que acaban teniendo siempre el mismo resultado: el estancamiento de los precios en niveles muy rentables para las industrias y ruinosos para lo mayor de nuestras granjas”.

“Nos sentimos totalmente olvidados y olvidadas por la Consellaría de Medio Rural”, declara Lupe Prado. “Ya no solo por este pacto descarado de precios entre industrias que perjudica directamente al sector lácteo gallego que la conselleira dice defender, sino por un montón de problemáticas que lastran la rentabilidad de nuestro trabajo y que son responsabilidad directa de las políticas de Medio Rural: desde los ataques de la fauna salvaje a los falsos positivos en las campañas de saneamiento ganadero, desde las dificultáis para acceder la más base territorial la una postura firme como país para términos unos precios dignos. La Consellaría de Medio Rural no hizo ni tiene trazas de que vaya a hacer algo para afrontar estos problemas. Y, así, el futuro pinta negro para nuestro sector lácteo”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here