Eurodiputados piden medidas compensatorias si China cumple su amenaza contra el vino

0
8

   Ante la noticia de la amenaza del país asiático al vino europeo, los eurodiputados socialistas españoles Iratxe García y Sergio Gutiérrez lamentan que la moneda de cambio en las relaciones comerciales de la UE con terceros países, sea de nuevo la agricultura.

    En 2012, China importó 430 millones de litros de los que más de dos tercios procedieron de la UE (70%). Las exportaciones desde España ascendieron al 25%, ocupando el segundo lugar delante de Italia.

   Por ello, preguntan al Ejecutivo comunitario cómo va a evitar que el sector vitivinícola europeo sea de nuevo el perjudicado en la política comercial europea y si, en el caso de que se confirmen las medidas de incremento de aranceles anunciado por China, la Comisión establecerá medidas compensatorias para el sector.

Para UPA, los agricultores pagan "conflictos de la UE"

    Por su parte, la Unión de Uniones de Agricultores y Ganaderos denuncia que una vez más la agricultura, en este caso el sector del vino, se ve inmersa en un posible veto como represalia a un conflicto entre la Unión Europea y otro país como sucede en la actual guerra comercial con China.

    Ante esta situación, UPA "demanda diálogo y negociación a las autoridades europeas para evitar que una amenaza se convierta después en un veto, porque no hay que olvidar que China se trata de un país emergente en el consumo e importación de nuestros vinos". En este sentido, el valor de las exportaciones de vino español a China fue el año pasado de 89,2 millones de euros, el segundo país europeo que más envía allí tras Francia. En el primer trimestre de este año se llevan vendidos ya 9,7 millones de litros de vino español a territorio chino.

    Para la Unión de Uniones un problema de comercio industrial repercute directamente sobre un posible veto a un producto agrícola y, en este caso se trata de un producto muy importante para la economía española y para los productores de muchas zonas del Estado.  “Siempre estamos metidos los agricultores, queramos o no, como moneda de cambio de los conflictos políticos y guerras comerciales de la Unión Europea. Ahora es el caso de China y anteriormente lo ha sido con otros, como por ejemplo en las negociaciones con Marruecos”, aseguran desde la Unión de Uniones.

Castilla y León ironiza sobre este conflicto

   El portavoz de la Junta de Castilla y León, José Antonio de Santiago-Juárez, ha ironizado con la posibilidad de que China deje de importar vinos procedentes de la Unión Europea y ha afirmado que, si ocurre esto, "los pobres chinos se quedarán sin beber el mejor vino del mundo, el de Castilla y León".

    En la rueda de prensa posterior al Consejo de Gobierno, De Santiago-Juárez se ha mostrado optimista en la resolución del conflicto. "Ha habido ese toque o esa amenaza, pero estoy convencido de que los departamentos de Exteriores llegarán a un acuerdo", ha afirmado el portavoz.

    La pasada semana la consejera de Agricultura y Ganadería, Silvia Clemente, informó, sobre este sector vitivinícola, de que se han presentado 148 solicitudes para realizar acciones promocionales en el exterior con una con una inversión prevista de 14 millones de euros y una ayuda pública de 7 millones. De ellas, cuatro corresponden a consejos reguladores, los de Ribera del Duero, Rueda, Cigales y Toro, y el resto a bodegas.

    La inversión prevista de los consejos reguladores suma unos 2,2 millones de euros, con una ayuda de 1,1 millón de euros. En concreto, la inversión prevista en Ribera de Duero es de 5.025.847 euros (35 por ciento del total), en Rueda 1.648.365 (11), para Vinos de la Tierra de Castilla y León 398.110 (3), Toro 384.028 (3), Bierzo 313.960 (2), Arlanza 174.171 (1), Cigales 117.100 (1), Tierras de León 61.749, Arribes 57.915 y el resto de denominaciones 6.249.202 (43), hasta sumar 14.430.448 euros.

    Desde 2009 hasta 2013, la Consejería ha concedido ayudas para la promoción de vino en terceros países por 17 millones de euros. El programa de promoción, desde su puesta en marcha en 2009, ha conseguido que las exportaciones a países de fuera de la Unión Europea se hayan incrementado un 53 por ciento y dentro de Europa un 15.

    Las exportaciones del sector vitivinícola de la Comunidad alcanzaron el pasado año los 129,8 millones de euros, con un aumento respecto el año anterior del 20 por ciento.

    El principal cliente es Suiza, con un valor de las exportaciones de más de 20 millones de euros, tras varios años con Estados Unidos como primer comprador.