Expertos chinos evaluan el riesgo sanitario de cara a la exportación de melocotón y ciruela

0
24

      Los expertos chinos trabajan para el Servicio de Inspección y Cuarentena del país asiático, y son especialistas en evaluar el riesgo sanitario de cara a la introducción de material vegetal, como paso previo al establecimiento de los requisitos fitosanitarios que deben cumplir los exportadores en origen, a fin de evitar la introducción de plagas o enfermedades.      

      La delegación china visitó explotaciones agrícolas y almacenes de fruta en Jumilla y Abarán, para comprobar de primera mano los problemas que afectan a nuestros cultivos, así como los métodos de control y los sistemas de trazabilidad implantados, a fin de asegurar que la fruta exportada procede de parcelas sujetas al protocolo de trabajo (Work plan) establecido entre ambos estados. Además de explotaciones de melocotón y ciruela, también visitaron otras de cultivo de uva de mesa, con el objetivo de iniciar la apertura hacia dicho mercado de este producto vegetal.

    La Consejería explicó a los expertos asiáticos el doble control ejercido: uno en origen, tanto en campo como en almacén, realizado por el Servicio de Sanidad Vegetal; y otro sobre las partidas ya confeccionadas, realizado en el Punto de Inspección Fronteriza hacia China.

      Según García Lidón, “este complejo sistema de control garantiza el cumplimiento de los compromisos fijados en el Work plan, y que la fruta que se envía cumple con los requisitos fitosanitarios fijados y goza de la imprescindible seguridad alimentaria para los consumidores”.

Vocación exportadora

     El responsable autonómico resaltó la vocación exportadora de la agricultura murciana, que el pasado año vendió frutas y hortalizas al exterior por valor de 2.260 millones de euros, lo que aproximadamente supone el 20 por ciento del total nacional.

     En este sentido, señaló que “la producción frutícola murciana destaca por su especialización en el cultivo de variedades tempranas y de media estación, con una reconversión varietal permanente hacia nuevas especies y variedades que se adapten a los gustos de los consumidores, de gran calidad y con total garantía respecto a la seguridad alimentaria”.