Extremadura amplía las medidas fitosanitarias en las palmeras dañadas por el picudo rojo

0
54

      La detección del primer foco en Extremadura se produjo en el término municipal de Madrigal de la Vera (Cáceres), en el mes de agosto del año 2013; posteriormente, el 3 de septiembre, se detectaron dos nuevos focos en el mismo término municipal.

     Un año después, en octubre de 2014, el Servicio de Sanidad Vegetal de la Junta de Extremadura declaró oficialmente la presencia del citado organismo nocivo en dos focos pertenecientes al término municipal de Badajoz.

     En ambos casos se establecieron, con una vigencia mínima de tres años, zonas demarcadas alrededor de los focos y se adoptaron diversas medidas fitosanitarias para la erradicación y control del picudo rojo.

     Entre dichas medidas, se dictaron unos requisitos específicos para las labores de poda de plantas sensibles ubicadas en las zonas demarcadas contra el picudo rojo de las palmeras.

     En función del programa de seguimiento que se ejecuta respecto a dicho organismo nocivo, la Dirección General de Agricultura y Ganadería ha optado por actualizar tales medidas fitosanitarias para las labores de poda en zonas demarcadas, según la resolución que publica el Diario Oficial de Extremadura.

     Así, solo podrá realizarse el corte de hojas verdes y el cepillado de los estípites o troncos de las palmeras del género Phoenix spp. entre los meses de diciembre y febrero; para el resto de las especies este período se extiende del 15 de noviembre al 31 de marzo.

     Además, tras la poda o cepillado de estípites, se aplicará un tratamiento insecticida a la palmera y los restos de poda deberán ser tratados y transportados tapados con material plástico o similar hasta un vertedero autorizado.