El Consejo de Gobierno de Extremadura ha autorizado la convocatoria de las ayudas del régimen de pago básico, así como de otros pagos directos a la agricultura en el marco de las ayudas de la PAC y de los pagos derivados de la aplicación del Programa de Desarrollo Rural (PDR), en la campaña 2017/2018, por un importe de 559.793.873 euros. Asimismo, se apuesta por “simplificar trámites que permitan suprimir trabas, cargas y fases redundantes e innecesarias”.

Como novedad, la orden de ayudas de la PAC elimina la obligación para las personas solicitantes de aportar documentación en ayudas agroambientales y para zonas con limitaciones naturales, añadiendo la reducción de la documentación para el resto de declaraciones y ayudas.

En una rueda de prensa posterior a la reunión, la portavoz del Ejecutivo regional, Isabel Gil Rosiña, y la consejera de Medio Ambiente y Rural, Políticas Agrarias y Territorio, Begoña García Bernal, han afirmado que estas medidas suponen una modernización y mejora en la financiación del sector agrario.

En concreto, más de 522 millones de euros del montante total están destinados para las ayudas al pago básico y asociado, mientras que 73.042 euros son para la ayuda nacional de los frutos de cascara.

Respecto a las ayudas agroambientales, el Gobierno extremeño ha destinado 21.525.000 de euros con cargo al Programa de Desarrollo Rural (PDR) 2014/2020, de los que 16,6 millones son para la producción integrada.

El resto están dedicados para la nueva incorporación a la agricultura ecológica (1.405.000 euros) y el mantenimiento de los compromisos de la agricultura ecológica (3.400.000 euros).

La Junta ha aprobado también las indemnizaciones compensatorias para las zonas de montaña o con limitaciones por un valor de 16 millones de euros.

El objetivo de la orden de convocatoria es regular la forma y el modo de presentación de la Solicitud Única.

Esta nueva normativa introduce numerosas novedades sobre la anterior campaña, con las que se pretende profundizar en la aplicación los principios de “celeridad y de transparencia”.

Se simplificará el papeleo al unificar solicitudes y dando solución a las situaciones de bloqueo

Por una parte, se trata de extender las relaciones interadministrativas y con los ciudadanos por medios telemáticos, adoptando medidas de buena administración, lo que implica “simplificar trámites que permitan suprimir trabas, cargas y fases redundantes e innecesarias”.

La orden elimina la obligación para las personas solicitantes de aportar documentación en ayudas de la PAC agroambientales y para zonas con limitaciones naturales, añadiendo la reducción de la documentación para el resto de declaraciones y ayudas.

También se unifican las solicitudes para la calificación de explotación agraria prioritaria y para la comprobación de la condición de agricultor a título principal, fusionándose varios formularios.

Se introducen novedades en la realización de declaraciones gráficas posibilitando, por otra parte, que las ayudas a pagos compensatorios a zonas con limitaciones se soliciten como una ayuda más.

Por otro lado, el plan de explotación agroambiental necesario para solicitar ayudas agroambientales se realizará poniendo a disposición de las personas interesadas un modelo normalizado de Plan de Explotación.

Además, se abordan soluciones para situaciones tan concretas como el bloqueo de parcelas y se regula el procedimiento de declaración al Registro General de la Producción Agrícola y al Registro de Agricultura Ecológica, haciendo coincidir este periodo con el de presentación de la Solicitud Única.

Se avanza así hacia el objetivo del logro de la uniformidad en la incorporación de datos en todos los registros dependientes de la Consejería e incrementando así la eficiencia en la gestión y en la resolución de procedimientos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here