La Junta de Extremadura impulsará un “frente común” con el resto de regiones afectadas para luchar contra la segunda sanción que la Unión Europea pretende imponer a España el Coeficiente de Admisibilidad de Pastos (CAP), cifrada en 270,5 millones y de los que a la Comunidad extremeña corresponderían 79,7 millones de euros.

La portavoz de la Junta, Isabel Gil Rosiña, se ha pronunciado así al ser preguntada en la rueda de prensa del Consejo de Gobierno sobre esta cuestión, que ha considerado “preocupante”, porque “es mucho dinero”.

La sanción se refiere a los pagos de las ayudas en el Coeficiente de Pastos de los años 2010 al 2014 y las comunidades afectadas son, además de Extremadura, Andalucía, Asturias, Cantabria, Castilla-La Mancha, Castilla y León, Galicia, Madrid, Murcia, La Rioja y Valencia, según la Consejería de Medio Ambiente y Rural, Políticas Agrarias y Territorio.

La multa está provocada nuevamente por las discrepancias en el coeficiente de pastos, ya que la Unión Europea considera que extensión que tiene derecho al pago de estas subvenciones en España es menor a la declarada, sobre todo en la zona de dehesa, pues Europa no considera zona de pastos la superficie que se encuentra debajo de cada árbol.

Cabe recordar que la Unión de Extremadura ya ha dejado claro que está dispuesta a llevar a los tribunales esta sanción para que no recaiga sobre los ganaderos, “que no ha recibido ni un euro más de lo que le correspondía, ya que los importes recibidos son los asignados por los periodos históricos”.

Isabel Gil Rosiña ha indicado que el Gobierno de España ya ha presentado un recurso a esa sanción que pretende imponer la Unión Europea y ha defendido que si éste no prospera, tendrá que ser el Ejecutivo central el que asuma el pago de dicha multa, como defendió la Junta en el caso de la primera sanción, una cuestión sobre la que tendrá que pronunciarse el Tribunal Supremo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here