Extremadura, preocupada por la infraestructura de regadío tras inundaciones

0
8

EFE.- Echávarri, acompañado por el director general de Desarrollo Rural, José Luis Gil Soto, se reunió en el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente (MAGRAMA) con los tres responsables de las direcciones generales de Agua, Desarrollo Rural y Calidad Ambiental, ha informado hoy el Ejecutivo extremeño en un comunicado.

La principal preocupación del consejero, estudiada con detalle en las reuniones, es el alcance de los daños producidos por el desbordamiento del Guadiana en los últimos días.

En concreto, se está preparando ya el plan de actuaciones inmediatas para asegurar que las infraestructuras de regadíos estén en condiciones de prestar servicio al inicio de campaña.

Tanto el presidente del Ejecutivo extremeño, José Antonio Monago, como el consejero, han mantenido contactos frecuentes con el ministro de Agricultura, Miguel Arias Cañete, para asegurar la acción conjunta e inmediata, lo que se ha plasmado en la reunión mantenida con la directora general del Agua, Liana Ardiles.

Aunque ahora es imposible evaluar los daños ocasionados y que habrá que esperar a que baje el nivel del agua, ambas administraciones quieren estar preparadas para actuar con urgencia cuando llegue ese momento.

Durante las reuniones, el consejero extremeño pidió a Ardiles los datos de desembalses que se han producido en los últimos días, ya que de esta Dirección General dependen todas las confederaciones hidrográficas de España.

Al término de este encuentro, Echávarri manifestó que "prefiere pensar que los protocolos se han cumplido escrupulosamente y que confía en los técnicos responsables de esta cuestión", según el comunicado.

Sin embargo, según el Gobierno regional, quiere cerciorarse por sí mismo a la vista de los datos objetivos.

Por otro lado, puso de manifiesto la importancia de la regulación hidráulica y, por ello, en la reunión con la directora general de Calidad Ambiental, Guillermina Yanguas, se analizó el punto en que se encuentra la tramitación ambiental de la futura presa del Golondrón, para la que ya se han dado los primeros pasos.

El consejero ha tratado también con Yanguas el proyecto para incrementar la capacidad de embalse de Rosarito, en el Tiétar.

Al margen de estos asuntos, en esas reuniones se abordaron otros aspectos importantes como la transformación de la Zona Centro, los regadíos privados de Monterrubio y Tierra de Barros, las obras de modernización del Alagón, las actuaciones en Ambroz y Valdecañas, las concesiones del Jerte y Las Fraguas, y los convenios con SEIASA, entre otras cuestiones.

El consejero extremeño se ha mostrado muy satisfecho por la celeridad con que el Ministerio ha recogido las peticiones del Gobierno regional, fundamentalmente en el tema que más le preocupa ahora, que son los daños por el desbordamiento del Guadiana y la rápida respuesta que hay que dar a los afectados.