Fademur, la organización de mujeres rurales ha mostrado su preocupación porque la dependencia “es una asignatura que sigue metida en el cajón”. En opinión de la organización feminista “estamos en un momento crucial en el que la lucha por una situación digna para las personas dependientes puede convertirse en la mejor arma contra el despoblamiento”. Por eso, “en Fademur concentramos nuestros esfuerzos y esperanzas en la formación en atención a personas dependientes y, por otro lado, apoyar la creación de cooperativas de servicios de proximidad”.

En opinión de la organización, “es una pena que se esté desaprovechando la oportunidad de combatir el despoblamiento rural a través del apoyo a las personas mayores”.

Fademur impulsa y apoya la creación de cooperativas de servicios a domicilio en diferentes Comunidades Autónomas

Fademur ha señalado que la relación entre ambas cuestiones, dependencia y despoblamiento, es “obvia”. Desde la organización han explicado que “Una gran parte de las personas dependientes son ancianas. Dado que las áreas rurales son las más envejecidas del país, impulsar la ayuda a estas personas es impulsar el empleo en sus zonas”.

Pero las mujeres rurales “no estamos esperando sentadas a que las Administraciones se pongan las pilas”, han revelado desde la federación. La apuesta de Fademur “es firme y tiene una larga trayectoria”, han dicho.

Por una parte, la organización mantiene una intensa actividad formando a mujeres rurales en certificados de profesionalidad relacionados con los cuidados profesionales. En este sentido, Fademur ha comenzado este mes tres nuevos cursos de atención sociosanitaria en instituciones sociales.

Todas las participantes son mujeres procedentes de las diferentes áreas rurales en los que se celebra (Zaragoza, Elda y Hoyos del Espino) y al finalizar las 450 horas teórico-practicas de la formación recibirán el certificado de profesionalidad necesario para ejercer esa profesión en sus pueblos. Fademur lleva realizando estos cursos más de quince años. En el año 2011, la Cruz Roja española premió esta labor como buenas prácticas de inclusión social.

Por la otra, Fademur impulsa y apoya la creación de cooperativas de servicios a domicilio en diferentes Comunidades Autónomas. Desde la federación han indicado que “tras muchos años trabajando en esta línea, hemos comprobado que la mejor forma de devolver servicios a al medio rural es que las propias mujeres que viven en ellos sean las dueñas de los mismos. Nadie con más pasión y cariño que ellas a la hora de trabajar por sus pueblos, ni con más cercanía para detectar las necesidades de los mismos”.

Además de ayudar a las personas dependientes, Fademur trata de prevenir los casos de dependencia. Por eso, las mujeres rurales están desarrollando “Cuidándonos por un Futuro Mejor”, un programa con el que pretenden promover el envejecimiento activo de la población mayor que vive en el mundo rural.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here