FCS destaca certificación como instrumento desarrollo económico zonas rurales

0
41

EFE.- Félix Romero, presidente de FCS España, ha destacado hoy la importancia de la certificación forestal en un territorio como Andalucía, que cuenta con 79.564 hectáreas de bosque mediterráneo, como instrumento de desarrollo económico de las zonas rurales.

Romero ha participado en el curso "Gestión Responsable del Monte Mediterráneo y Certificación FSC", organizado por FCS España en Trigueros (Huelva) para impulsar la certificación forestal en Andalucía, como garantía de desarrollo económico y creación de empleo verde.

Según ha expuesto, la Certificación Forestal FSC es, además, la mejor herramienta para asegurar la correcta gestión del bosque mediterráneo; además, permite el desarrollo económico de las zonas rurales.

Con respecto a esto último, ha precisado que "aporta valor añadido a los productos forestales y ofrece garantía a los consumidores en la conservación del bosque mediterráneo"; y ha animado al tejido empresarial andaluz a apostar por la certificación forestal que su organización promueve "porque las empresas andaluzas que ya lo han hecho, están sorteando mejor la crisis".

Se han dado cita a propietarios forestales y empresas de transformación instaladas en Andalucía, para que hagan una apuesta por el sello FSC dados los beneficios que aporta: apertura de nuevos mercados, nacionales e internacionales, diferenciación frente a competidores, mejor aceptación entre consumidores y mayor reputación corporativa.

El secretario general de la Asociación de Propietarios Onubenses de la Madera (APOM), Tomás de Soto, ha animado al sector empresarial forestal "a optar por FSC, porque actualmente es el sello forestal más demandado en el mercado y el que más revaloriza los productos que se extraen del bosque andaluz".

Esta iniciativa se incluye dentro de las acciones formativas gratuitas del Programa empleaverde 2007-2013 de la Fundación Biodiversidad, cofinanciadas por el Fondo Social Europeo.

La Certificación FSC es el proceso de evaluación al que se somete de forma voluntaria un bosque o empresa de transformación, fabricación, distribución y comercialización de los productos forestales, y que realiza una entidad certificadora independiente.

Este proceso culmina con la obtención del sello o certificado FSC, que es el que asegura a los consumidores andaluces el origen de los productos que adquieren y por tanto, un aval en la conservación de su bosque mediterráneo.