Fepex, ve necesaria una gestión de crisis para frutas y hortalizas

0
17

FEPEX .- Tras la rectificación de Alemania que exculpó a los pepinos de origen español del brote letal de E coli que sufre este país y el levantamiento de la alerta sanitaria por parte de la Comisión Europea, ayer, FEPEX considera absolutamente necesario que se establezcan hoy medidas de gestión de crisis, ya que la situación es crítica en las zonas de producción, donde no se ha normalizado la situación y crecen los stocks de algunas frutas y hortalizas.

FEPEX considera que la adopción de medidas de crisis como las retiradas de productos son prioritarios para que la normalidad vuelva a la producción y se reactiven las exportaciones, lo que todavía no se ha producido. La adopción de medidas de crisis fue planteada ayer por el director de FEPEX, José María Pozancos en la reunión con el vicepresidente del Gobierno, Alfredo Pérez Rubalcaba, y con la ministra de Medio Ambiente, Rosa Aguilar, celebrada ayer, en Almería y será objeto de la reunión que mantendrán, hoy, en Madrid, los consejeros de Agricultura de las principales comunidades autónomas afectadas con la ministra.

FEPEX pide medidas extraordinarias de gestión de crisis y de retirada que deberían ser compensadas a precios de mercado, y se deberían establecer procedimientos administrativos ágiles que faciliten su gestión. Las retiradas podrían destinarse a la distribución gratuita para entidades caritativas, en fresco o transformado. El régimen debe estar abierto a todas las empresas afectadas que acrediten su actividad comercializadora. El coste de estas retiradas debe ser asumido por la Comisión Europea, responsable de la alerta alimentaria injustificada.

FEPEX ha requerido también que estas medidas sean complementadas también de forma inmediata con una política de comunicación eficaz en los principales países comunitarios, apoyada por las autoridades sanitarias con el fin de recuperar la imagen y la confianza en los productos españoles.

La situación en los mercados se ha agravado porque algunos países competidores han intentado aprovechar la crisis para tratar de desplazar a España de los mercados.