Fiesta medioambiental más antigua del mundo pide un “merecido” reconocimiento

0
3

EFE.- La denominada "Fiesta del Árbol" tiene su origen en 1805 cuando el cura Ramón Vacas Rollo, acompañado de los maestros y niños de la escuela del pueblo, decidió plantar árboles en la fiesta del martes de Carnaval en conmemoración de la libertad, tras la destrucción de los montes de la zona por las batallas protagonizadas entre las tropas locales y las de Napoleón Bonaparte.

Doscientos nueve años después, la localidad cacereña mantiene esta tradición, en la que los vecinos mezclan los desfiles y concursos de disfraces con la plantación de árboles.

El estado norteamericano de Nebraska disputó hace unos años con Villanueva de la Sierra la primacía de la Fiesta del Árbol, pero, cotejadas las fechas en ambos lugares, se comprobó que existía una gran diferencia de fechas entre la fiesta de Nebraska, que data del año 1872 y la de Villanueva de la Sierra, de 1805.

En declaraciones a Efe, Gloria Iglesias, trabajadora del Ayuntamiento de Villanueva de la Sierra, ha puesto de manifiesto que la celebración de este año volverá a reivindicar que esta fiesta sea declarada de interés turístico regional.

"Somos la fiesta de naturaleza más antigua del mundo y en ella se se vuelca, desde hace más de doscientos años toda la población, de ahí que creemos que la Fiesta del Árbol tendría que ser reconocida, por méritos propios, con el marchamo de calidad de interés regional", ha destacado Iglesias.

La Fiesta del Árbol pretende, sobre todo, resaltar la importante labor que el árbol desarrolla en el medio ambiente y la sociedad, de ahí que una de las actividades "estrella" de este evento sea la plantación de nuevos árboles, que se llevará a cabo en la zona conocida como las Eras.

En esta ocasión, el Consistorio ha elegido tres ejemplares de naranjos.

De igual forma, el día 8 de marzo, Villanueva de la Sierra será sede del desarrollo del primer Congreso de Arboricultura de Extremadura, en el que se darán cita representantes de la Administración, arboricultores expertos y divulgadores medioambientales.

Bajo la organización de la Asociación para la Recuperación del Bosque Autóctono de Extremadura (ARBA), el congreso forma parte, como actividad paralela, de la 209 edición de la Fiesta del Árbol.