Frente a la crisis estructural a la que se enfrentan los ganaderos lácteos franceses, el ministro de Agricultura, Stéphane Le Foll, ha anunciado el lanzamiento de una nueva ayuda para los productores de leche y de carne de vacuno para la industria por la que los productores de leche con dificultades se beneficiarán al final del año de un pago de una ayuda de 1.000 euros, a pesar de “aumentar el precio de la leche pagado al productor”, tras el acuerdo alcanzado por los ganaderos lácteos a finales de agosto con Lactalis.

De la misma forma, Stéphane Le Foll también anunció el apoyo a los criadores de ganado. Estos recibirán una cantidad de 150 euros por los bovinos jóvenes sacrificados de menos de 360 kilos. La medida tiene como principal objetivo “no perturbar el mercado” de lacarne, según ha asegurado el portavoz del gobierno, que, sin embargo, no anunció la cantidad total de la ayuda.

Hasta la fecha, la situación del sector ganadero en Francia es todavía muy crítica. De acuerdo con la Mutua Social Agrícola (MSA), la seguridad social para los agricultores, más del 30% de los operadores reportó ingresos por debajo de 350 euros al mes, durante el año 2015. Aunque se espera que esta cifra aumente, según Beulin Xavier, presidente de la FNSEA, el principal sindicato de los agricultores, “el presidente de la MSA anticipa que el 60% de los agricultores y ganaderos estarán por debajo de este umbral en el año 2016”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here