Francia reclama mayor coordinación frente a crisis sanitarias agrícolas

0
4

EFE.- Le Maire señaló en la conferencia en Londres del Consejo Internacional de Cereales (IGC, en sus siglas en inglés) que "en el medio agrícola no se puede trabajar con decisiones adoptadas unilateralmente por un Estado sin informar al resto de países".

"Si estalla una crisis sanitaria en un país, ¿Cuál es la reacción de la comunidad internacional? ¿Cómo podemos estabilizar la situación? En este momento no tenemos capacidad para estabilizarla", reflexionó el ministro francés.

Le Maire apuntó que aquello que "suele ocurrir" en caso de una emergencia sanitaria es que "se cierran las importaciones de todos los países".

El ministro de agricultura defendió la necesidad de unificar criterios en las políticas agrícolas a nivel internacional en el marco de la propuesta francesa en el G20 de aprobar un "plan de acción" que permita frenar la especulación sobre productos agrícolas de primera necesidad y la volatilidad de los precios en los mercados.

"No estamos muy lejos de lograr un acuerdo", afirmó Le Maire, que estableció el 23 de junio, cuando se reunirán en Francia los ministros de agricultura del grupo, como fecha límite para alcanzar el consenso.

Francia asumió la presidencia del G20 en noviembre de 2010, y desde entonces ha trabajado en un plan estratégico en el que estén de acuerdo los principales países importadores y exportadores de productos agrícolas y que permita controlar la especulación de los mercados, así como incrementar la inversión en innovación y desarrollo.

"La agricultura necesita a los mercados y a los inversores, pero no a los especuladores. Queremos innovar para mejorar la producción mundial, pero no queremos a aquellas personas interesadas en llevarse ganancias excesivas en pocos días en los mercados agrícolas", indicó Le Maire.

Entre los escollos a los que todavía se enfrenta el plan francés para una gobernanza mundial en materia agrícola, el ministro se refirió a las "dificultades legítimas de China sobre la transparencia respecto a sus existencias".

En ese sentido, el presidente del Comité Mundial para la Seguridad Alimentaria (CFS, en sus siglas en inglés), Noel De Luna, indicó que "los países deben darse cuenta de que si no aportan información oportuna y transparente no se podrá combatir la volatilidad".

"Para lograrlo, los países deben tener la voluntad política de compartir información precisa y fiable, sin eso no hay mucho que podamos hacer", afirmó De Luna.

Le Maire, que ha mantenido contactos en los últimos meses con diversos países, grandes compañías del sector agrícola y organizaciones no gubernamentales, subrayó la relación que mantiene con las autoridades argentinas para negociar una reforma del mercado agrícola internacional.

"He estado dos veces en Argentina, y entiendo la reticencia que había respecto a los precios agrícolas. Lo que yo expliqué es que si los precios suben, eso también es favorable, tanto para los inversores como para los agricultores. No queremos luchar contra los precios elevados, sino contra la volatilidad excesiva que perturba el mercado", afirmó Le Maire.

Su homólogo argentino, Julián Domínguez, afirmó el mes pasado en un taller de trabajo del G20 sobre materias primas en Buenos Aires que "la respuesta al problema del hambre es tener más alimentos para más personas, y no buscar mecanismos para reducir artificialmente los precios internacionales".