La historia de Francisco Castilla, de 37 años, es la historia de muchos jóvenes gaditanos que después de hacer sus estudios de Delineante y disfrutar de los años pujantes de la construcción, se encontraron abocados al paro y a reinventarse sin perder de vista a la familia que desde 50 años atrás habían dedicado sus desvelos a la tierra y a los cultivos tradicionales.

Siguiendo los sabios consejos de su padre, ya fallecido, Francisco consideró que nada mejor que la tierra para comenzar su nueva vida pero desde el inicio quiso darle un vuelco a la finca y arrancar desde cero con un cultivo innovador, el aloe vera, poco explorado en la península pero con grandes posibilidades de mercado y de adaptación a la tierra de Arcos, localidad gaditana donde se ubica la finca de Francisco, Las Anderas.

Definió sus debilidades y comprendió que para llevar al éxito este cambio radical debía formarse de nuevo y gracias al Grado Superior de Gestión Comercial y Marketing impartido por la Educación a Distancia, perfiló las líneas agrarias, comerciales, estudió el mercado y el diseño del producto que finalmente se convertiría en lo que es hoy la empresa ALOEGADES (www.aloegades.com), un proyecto que nace del campo con la explotación de aloe vera en ecológico –este punto es especialmente demandado en el mercado Europeo- y termina en la creación y venta de cuatro productos transformados; dos alimenticios (jugo de aloe natural y jugo de aloe endulzado con stevia) y dos cosméticos (gel puro de aloe y crema facial regenerante). Una iniciativa que ha provocado que se haya hecho con el tercer premio Nacional Joven Agricultor 2017.

Desde el campo hasta la comercialización, Francisco controla los pasos de su aloe vera para asegurar la trazabilidad y completar el círculo del producto asegurándose que el cliente recibe exactamente lo que él, con tanto mimo, ha cultivado en Cádiz.

Francisco Castilla, aunque joven es una persona sosegada y con los pies en la tierra, por eso, se decantó, entre todos los cultivos alternativos que ya se dan en la provincia de Cádiz, por el aloe vera en ecológico ya que el mercado demanda cada vez más productos ecológicos, sostenibles y naturales; porque el mercado exigente europeo prefiere productos de la propia Unión que gozan de todas las garantías de calidad; porque hay una línea clara de clientes que invierte en salud y en cosmética y, por último, porque es un cultivo que agronómicamente se adapta bien a la provincia de Cádiz como recoge un estudio de José Miguel Zapata, de la Universidad de Alcalá, que señala a Andalucía como uno de los puntos mejores para rentabilizar esta planta porque requiere un suelo arenosos de buen drenaje, un clima semidesértico y temperaturas cálidas que son las características de las tierras de Francisco Castilla donde la temperatura media es de 20 grados, la pluviometría anual de 500mm/año y el suelo es franco-arcilloso.

Con todos estas facilidades por delante, Francisco Castilla, comienza en 2013 a cultivar aloe en ecológico con la certificación del CAAE (entidad de certificación especializada en Producción Ecológica que más hectáreas certifica en Europa, más de 1.000.000 de hectáreas) y comprueba como los estudios de adaptación de la planta son una realidad en su finca. En su explotación, con los cultivos tradicionales el beneficio era de 500 euros la hectárea y con el aloe, la misma hectárea, supone de 12.000 a 15.000 euros de beneficio.

“antes con 50 hectáreas de cultivo tradicional vivía una familia y ahora esa familia vive con una sola hectárea de aloe”

El principal motivo de elegir cultivar aloe en ecológico ha sido la gran demanda europea y de países fuera de Europa, como Rusia, por productos comprometidos con el medio ambiente y en esta línea se sitúa el trabajo de Francisco Castilla. Así, utiliza humus de lombriz, que compra en fincas cercanas y certificadas, para abonar la tierra; deja más espacio entre las plantas (con líneos de 1,40 cm y separación de 1 metro entre plantas del mismo líneo) para que superen la merma de rendimiento que supone cultivar en ecológico; ha instalado unas gomas de riego por goteo que asegura un riego eficiente y trituran las hojas que están quemadas y las incorporan a la tierra como abono y fungicida natural. Asimismo, utiliza plantas medicinales de la cultura tradicional como la cola de caballo y los purines de hortigas para actuar contra los hongos y los parásitos.

Otro ventaja de este cultivo es su aspecto social, al cultivarlo en ecológico, la mayoría de las labores como la limpieza de hojas secas (cada trimestre), corte de hijuelos y recolección (dos al año), entre otras, se realizan a mano generando 150 jornales al año, dato a tener muy en cuenta en una provincia que está a la cabeza del paro en España. Francisco Castilla lo resume con gracia, “antes con 50 hectáreas de cultivo tradicional vivía una familia y ahora esa familia vive con una sola hectárea de aloe”.

La producción actual de España ni siquiera abastece la demanda del mercado nacional. Europa, gran consumidor, prefiere productos de la Unión y los únicos países con condiciones agronómicas apropiadas son los mediterráneos. Además, España aporta un plus al consumidor europeo, la cercanía, pueden vender el producto en fresco (hoja de aloe) frente a terceros países que para traer mayor cantidad, lo venden liofilizado o en polvo.

Vistas las posibilidades de este cultivo, Francisco Castilla ha decidido no ponerse barreras y ha entendido que “este cultivo pide un agricultor completo que esté en el campo pero también en el proceso de elaborado de los productos y que se atreva también a venderlos”. Con esta máxima Castilla controla la trazabilidad de principio a fin ofreciendo un plus a su cliente.

Elaboración. Este joven agricultor envía las hojas a Montilla y allí extraen el gel que él mismo lleva al laboratorio para crear los productos. Es muy exigente con su producto y se considera “el guardián del aloe” porque se asegura de que sus productos sean lo que tengan el porcentaje de aloe más alto del mercado (90%) frente a la mayoría que contiene entre el 10-30%. En el laboratorio han creado cuatro productos; dos alimenticios (jugo de aloe natural y jugo de aloe endulzado con stevia) y dos cosméticos (gel puro de aloe y crema facial regenerante).

Imagen. Como buen delineante, Francisco Castilla, ha dado mucha importancia al cuidado de la imagen de su producto final y ha elegido una gama de colores, sencilla y elegante; unos botes novedosos y un packaging sencillo. Dentro de este concepto esta su web, www.aloegades.com con una imagen muy cuidada, buenas fotografías y navegación sencilla, en la que se conjuga una tienda online, fácil de utilizar, con una descripción perfecta del trabajo de la empresa tanto en el campo como en la transformación y venta y un blog con noticias del sector.

Los cultivos alternativos se enfrentan a una dificultad; al no ser tradicionales, hay que abrir las vías de comercialización, este es un punto que Francisco Castilla ha tenido claro desde el origen y se ha metido de lleno en la comercialización para ello ha trabaja con dos vías, tiendas de alta gama e internet.

Las tiendas de alta gama. Se trata de farmacias, parafarmacias, herbolarios y perfumerías repartidas por toda España, con las que se ha puesto directamente en contacto para que vendan sus productos. Barcelona, Asturias, Málaga, Mallorca y Sevilla son sólo algunas provincias, aunque el nicho más abundante se sitúa en Cádiz, donde no hay comarca en la que no haya una tienda con sus productos.

Internet. La Red de Redes se ha convertido en el gran aliado de Francisco Castilla. A través de su web, pone él mismo a la venta todos sus productos de una manera sencilla y directa y además, ha colocado sus productos en otros portales especializados como:

www.foodecogourmet.com  y www.merkaeticoelcenacho.org Especializados en comida ecológica

www.perfumalia.netwww.maquillalandia.com Especializados en cosmética

De este modo, está abierto al mundo, su imagen de marca se hace un hueco y puede recibir pedidos de cualquier rincón del planeta. En esta línea también está su apuesta por el gran mercado de internet: AMAZON. Vista la tendencia alcista del consumo a través de la red y, en especial, a través de portales que unifican en una página todos los productos, Francisco apostó por el más grande, AMAZON. Con ellos tiene un acuerdo, alquila un espacio en sus almacenes y Amazon distribuye los pedidos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here