Glóbulos de petróleo del vertido de un carguero comienzan a llegar a las costas neozelandesas

0
6

EFE.- Diversos glóbulos de petróleo vertido por el carguero Rena, que naufragó el miércoles pasado en un arrecife a 12 kilómetros de Nueva Zelanda, comenzaron a llegar hoy a las costas de la Isla Norte de este país.

Los glóbulos viscosos y oscuros como el alquitrán se expanden en un área de un kilómetro de la playa Mount Manganui, en la ciudad portuaria de Tauranga, según la cadena de televisión TVNZ.

El portavoz de la Autoridad Marítima (MNZ, siglas en inglés), Ross Henderson, confirmó el hecho y advirtió a la población a alejarse del área debido a que la sustancia es "altamente tóxica".

Los equipos de limpieza han sido enviados Mt Manganui Beach, una de las playas más populares del país, y la única en donde hasta el momento se ha detectado el "chapapote".

En alta mar, el equipo encargado de extraer el combustible del barco reanudó hoy sus labores, tras ser suspendidas anoche por el mal tiempo.

El carguero Rena naufragó en el arrecife Astrolabe, a unos 12 kilómetros de la costa el miércoles pasado, con unas 1.700 toneladas de combustible pesado en su interior mientras se dirigía a la ciudad portuaria de Tauranga.

El director de la unidad de rescate de la MNZ, Bruce Anderson, dijo que todos los conductos de ventilación del tanque han sido sellados para prevenir el escape de combustible.

Las autoridades calculan que unas 100 toneladas de petróleo se han fugado del los tanques del Rena, pero la mayor parte se encuentra en el interior del buque, y solamente entre veinte y treinta toneladas han sido vertidas al mar.

La extracción del combustible del Rena podría durar entre 30 y 40 horas, aunque la rapidez con que se realicen estas tareas dependerá de las condiciones meteorológicas.

El primer ministro de Nueva Zelanda, John Key, visitó el domingo la zona y pidió responsabilidades por un accidente marítimo en un área marina más que documentada.

Key manifestó hoy a la cadena TVOne que se trata de "una situación muy inusual" a nivel mundial, ya que se trata de un barco que viajaba "a gran velocidad" y que a pesar de que se encontraba en "aguas tranquilas" naufragó "en un arrecife que ha sido muy bien documentado".