Gobierno anima cooperativas a ganar dimensión y fortaleza en cadena de valor

0
9

EFE.- Durante su participación en la mesa redonda "La PAC y el reequilibrio de la cadena agroalimentaria", organizada por Cooperativas Agro-alimentarias hoy en Madrid, el secretario de Estado de Medio Rural y Agua, Josep Puxeu, ha afirmado que todavía hay espacio para que cooperativas de cereal, vino, carne o aceite de oliva ganen mayor dimensión.

Puxeu ha recordado que la mejora de la dimensión de los operadores es una fórmula necesaria para equilibrar la cadena de valor, sumada a las normativas y regulaciones públicas en materia de seguridad alimentaria, transparencia de precios, transacciones comerciales o lucha contra ciertos monopolios.

También ha abogado por fomentar las organizaciones de productores para gestionar la oferta en común en frutas y hortalizas, carnes y productos mediterráneos, entre otros.

Durante su intervención, Puxeu ha defendido una PAC con presupuesto "suficiente" para responder a los retos de los agricultores, la agroindustria, los consumidores y la sociedad.

Entre ellos ha citado la soberanía alimentaria, la gestión sostenible de los recursos ambientales, el desarrollo territorial equilibrado, la I+D+i o la creación de empleo.

Respecto a los debates sobre la futura PAC, ha indicado que, tras dos crisis alimentarias y con la volatilidad del mercado de materias primas, la importancia del sector agrícola ha vuelto a estar "en vanguardia", por lo que son necesarias "tranquilidad, calma y cabeza fría" durante el proceso de negociación en la Unión Europea.

En el acto, el director de Cooperativas Agro-alimentarias, Eduardo Baamonde, ha planteado la postura de esta organización respecto a la futura PAC, en términos de concentración de la oferta, de potenciación del papel de las organizaciones de productores y de recuperación de instrumentos de gestión de mercados.

Baamonde ha apostado por las ayudas "a la agricultura activa; ayudas por hacer; no por ser, y menos por haber sido".

Las 4.000 cooperativas españolas, con 1.160.337 socios, facturaron 18.322 millones de euros en 2010 (-3,9 %), aunque lograron aumentar el empleo directo un 5,2 %, hasta 99.000 trabajadores, según los datos de esta entidad.

En la mesa redonda ha participado, además, el presidente de la Confederación de Cooperativas Agroalimentarias de la Unión Europea (Cogeca), Paulo Bruni, quien ha resaltado que este modelo empresarial asociativo es la forma "natural" e "ideal" para la organización de los productores, y que tendrá mayor protagonismo de cara a la reforma del a PAC post 2013.

Bruni ha asegurado que el equilibrio de la cadena frente a la gran distribución es "una batalla" de la que depende el futuro del sector, conformado en Europa por 38.000 cooperativas, siete millones de agricultores y una facturación de 360.000 millones de euros.

El agricultor "no puede seguir pagando la cuenta" de la liberalización del comercio mundial; son necesarias normas de reciprocidad para las importaciones y una agricultura potente en Europa para responder al aumento de la demanda de alimentos, a la volatilidad y al alza de precios de materias primas, ha afirmado.

Ha defendido, por tanto, una PAC fuerte sin la cual "no es posible la competitividad con el resto del mundo".

El director general de Agricultura de la Comisión Europa, José Manuel Silva, ha pedido "tranquilidad" frente al "nerviosismo" actual sobra la futura PAC, porque en su opinión el sector tiene el apoyo de la opinión pública, aunque reconoce la preocupación sobre el "encaje" de la agricultura en las negociaciones presupuestarias.

Silva ha explicado que las prioridades de la futura PAC serán de "producir más y mejor", la seguridad alimentaria, la investigación y la transferencia tecnológica para logra productos con más valor añadido, la promoción, la vertebración de la cadena de valor e introducir redes de seguridad frente a condiciones extremas de mercado y mecanismos contra la volatilidad.

Según ha apuntado, la Comisión quiere apoyar la mejora estructural de las agrupaciones de productores y reequilibrar las ayudas entre países de la UE, unas subvenciones que serán "menos históricas o no históricas", tendrán topes máximos y se relacionarán con un componente verde o medio ambiental (el "greening component").