Greenpeace aplaude la decisión de mantener la moratoria de la soja en la Amazonia

0
46

Greenpeace.-Greenpeace da la bienvenida un año más al compromiso de los grandes comerciantes brasileños del sector de la soja de renovar su compromiso de no comprar soja producida en zonas recientemente deforestadas en la Amazonia. Veinticinco empresas representadas por ABIOVE (1) y ANEC (2), que representan el 90% del mercado de soja de Brasil, han renovado hoy, por quinto año consecutivo, su compromiso con la denominada “moratoria de la soja”.

Campo de soja en la Amazonia
Estas empresas continuarán excluyendo a los proveedores y productores que hayan deforestado la selva con posterioridad a 2006. Además, el sector asume el nuevo compromiso de promover el registro de propiedades entre sus proveedores.

Esta renovación de la moratoria se ha firmado hoy con la presencia de la ministra de Medio Ambiente brasileña Isabella Teixeira, y de los coordinadores del Grupo de Trabajo de la Soja (GTS, en sus siglas en portugués), Carlo Lovatelli (presidente de Abiove) y Paulo Adario (Director de la campaña de la Amazonia de Greenpeace). El grupo de trabajo sobre la soja es un organismo creado por la industria y las ONG para implementar la moratoria firmada en 2006.

“El sector de la soja en Brasil está promoviendo el diálogo con la sociedad civil y demostrando que es posible el crecimiento económico y la protección de la biodiversidad al mismo tiempo. Esta es una demanda de los mercados internacionales que quiere productos con certificación ambiental. Los resultados son prometedores pero quedan todavía grandes desafíos para empujar hacia adelante la agenda ambiental”, ha declarado la ministra Isabella Teixeira.

Este anuncio se produce en un momento crucial ya que el Congreso brasileño tiene previsto cambiar el Código Forestal Brasileño a través de una proposición de ley. Si este proyecto de cambio legislativo sale adelante se producirá un aumento de la tasa de deforestación así como una amnistía para los implicados en los últimos años en delitos como la destrucción forestal ilegal en Brasil.

En Europa, empresas como Tesco, McDonald’s y Carrefour, que constituyen una coalición de compradores de soja, han expresado su preocupación por los posibles cambios en el Código Forestal. De acuerdo con una nota pública, aseguran estar “muy interesadas en entender las implicaciones de los cambios propuestos en el código forestal, como también creemos que una de las razones por las que moratoria de la soja ha tenido éxito es porque los criterios ha sido más ambiciosos que la estricta legalidad".

“Los comerciantes de soja siguen manteniendo su compromiso con sus clientes de manera que se asegure al consumidor que los productos elaborados con soja no procedan de la destrucción de los bosques. Ahora, si el Congreso brasileño quiere hacer lo mismo, no deben ceder a las presiones del agro-negocio, el verdadero motor de la deforestación” ha declarado por su parte Paulo Adario, de Greenpeace.

Según el secretario del Medio Ambiente de Mato Grosso, el debate sobre el nuevo Código Forestal ha alentado este año a los agricultores a deforestar más que en años anteriores (3). De acuerdo con las estimaciones iniciales basadas en imágenes de satélite procesadas por INPE (4), la deforestación en la Amazonia se espera que sea un 15% mayor en 2011 que en 2010.

Greenpeace ha realizado un análisis comparativo de las alertas de la deforestación en Mato Grosso (donde se cultiva el 90% de toda la soja amazónica) teniendo en cuenta los últimos dos años, y concluyó que el aumento de la deforestación se ha producido en mayor medida en tierras agrícolas (46%) que en tierras de pastoreo (26 %).

Hasta la fecha, las organizaciones sectoriales ABIOVE y ANEC han podido demostrar a sus clientes europeos que la soja que han comprado no está contaminada por la deforestación amazónica tras la aprobación de la moratoria. "Sin embargo, con el reciente aumento de la deforestación esta tarea va a ser muy difícil, ya que el mercado va a estar inundado en los próximos años de soja producida en zonas recientemente deforestadas", ha añadido Adario. "La moratoria es hoy más importante que nunca”.