Greenpeace no organizará protestas en la Cumbre sobre Cambio Climático de Doha

0
9

EFE.- La responsable de Comunicación del Proyecto de Greenpeace para el Mundo Árabe Mediterráneo, Hoda Baraka, señaló que "debido a problemas prácticos en un país donde no tenemos oficinas locales, finalmente hemos decidido no organizar eventos visuales como los que hemos realizado en anteriores conferencias".

La representante de Greenpeace aclaró que, tras explorar en detalle las posibilidades, llegaron a la conclusión de que no podrían "llevarse a cabo actividades con un impacto suficiente a un costo razonable".

Por esa razón, la presencia de la organización se centrará en la presión a las delegaciones y la interacción con los medios de comunicación durante la COP18, que se celebrará del 26 de noviembre al 7 de diciembre.

Durante la anterior cumbre, celebrada en Durban (Sudáfrica) en 2011, los activistas de la organización ocuparon el centro de conferencias donde se celebraban las conversaciones.

Baraka afirmó que Greenpeace se toma "muy en serio" la oportunidad que ofrece la conferencia, y por ello ha enviado una importante delegación de expertos en políticas climáticas y especialistas en comunicación.

Sobre el papel del país anfitrión en la batalla para detener el cambio climático, Baraka señaló que "celebrar la conferencia en Catar es un avance positivo en el contexto regional, con la posibilidad de tener un efecto tangible sobre el compromiso con la reducción de emisiones de los principales estados de la región".

Durante la COP18, que se inscribe dentro de la Convención Marco de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC), Greenpeace se centrará principalmente en su estrategia de (R)evolución Energética, y espera que los participantes adopten enmiendas al protocolo de Kioto y produzcan un acuerdo legalmente vinculante para un segundo período de compromiso.

Greenpeace también quiere que las partes garanticen que la COP "importa para el clima", tomando decisiones concretas para reducir el aumento de la temperatura global, como limitar el exceso de derechos de emisión del primer periodo de compromiso de Kioto.

Baraka destacó que su organización también busca "acciones" contra aquellos países que no tienen compromisos internacionales y "un puente" que cubra la brecha existente entre las políticas y la ciencia.

Asimismo, Greenpeace espera conseguir que en la cumbre se destinen más fondos a corto y medio plazo, de manera que se inviertan al menos 15.000 millones de dólares al año desde enero de 2013.

Por último, Greenpeace aspira a que las partes diseñen una hoja de ruta hacia un acuerdo global legalmente vinculante para 2015, señaló su representante.