La sectorial de Agricultura Ecológica de ASAJA Alicante ha mostrado su indignación ante resoluciones denegatorias de la línea de ayudas de Agricultura Ecológica de la convocatoria del 2015, cuyo número de afectados se concentra principalmente en las comarcas del Medio Vinalopó, Alto Vinalopó y Vega Baja, mientras que en Valencia y Castellón apenas están afectando. Estos agricultores, “que llevan 12 años recibiendo estas ayudas ecológicas de forma regular y llevando a cabo una agricultura fomentada desde primera instancia por la misma Conselleria”, ahora han recibido la denegación de su expediente “y el sistema les deja tirados por una falta de previsión y dotación de presupuesto”, según critica la organización, que anuncia medidas legales contra la Consejería.

De hecho, ASAJA Alicante y la Sectorial de Agricultura Ecológica de la organización se sienten “totalmente decepcionadas y ninguneadas ante la absoluta desidia e indiferencia del Ejecutivo valenciano a la hora de gestionar los presupuestos” en general y, especialmente, los de las ayudas basadas en la Orden 7/2015 de 27 de febrero, por la que se regulan las Ayudas correspondientes a la medida de agricultura ecológica, contenida en el Programa de Desarrollo Rural  de la Comunitat Valenciana 2014-2020 y cofinanciada por el Fondo Europeo Agrícola de Desarrollo Rural (FEADER).

Denuncian un menoscabo frente a la agricultura ecológica en Alicante y generar indefensión e inseguridad jurídica

El problema es que el Consell no ha realizado una previsión y control presupuestario adecuado, hecho que, ante la falta de fondos de forma imprevista ha provocado la sorpresiva denegación a los agricultores de ecológico de una ayuda tramitada en 2015 y cuyas resoluciones denegatorias las han comunicado en el 2017.

La sectorial de Agricultura Ecológica de ASAJA Alicante ha remitido una carta a la directora general de desarrollo rural, Maria Teresa Cháfer, solicitando una reunión para que explique y motive esta situación de conflicto y menoscabo frente a la agricultura ecológica en Alicante y por qué están llegando las resoluciones denegatorias en masa, cuyo número de afectados se concentra principalmente en las comarcas del Medio Vinalopó, Alto Vinalopó y Vega Baja, mientras que en Valencia y Castellón apenas están afectando.

El objetivo de este encuentro es conseguir “revertir esta situación y colaborar con la Administración para buscar una solución mientras se sustancian los recursos de reposición porque, de lo contrario, la Conselleria estará dañando de muerte a la agricultura ecológica, pilar que siempre ha defendido como ejemplo y modelo al que debe encaminarse nuestro sistema agrario”.

Desde la sectorial no alanzan a entender “esta embestida de la Administración, absolutamente fuera de contexto y del todo extemporánea (dos años después de iniciar el trámite de solicitud)”. Este hecho ha generado indefensión e inseguridad jurídica ya que, como ocurre en otros casos, productores que llevan más de 12 años de forma regular siendo beneficiarios de estas líneas de ayudas, con fecha de enero de 2017 se les ha comunicado la denegación de su expediente, que inició en mayo del 2015, y se le ha dejado tirado del sistema por superar el límite presupuestario.

“La Conselleria debería haber considerado el contenido de la dotación presupuestaria para evitar esta situación y, ahora, las consecuencias de esta mala praxis y tardanza la pagan los productores, que además les deja en una situación de indefensión y les resta competencia a nivel nacional con respecto a agricultores de ecológico de otras Comunidades Autónomas donde se han concedido en su totalidad.”, denuncia el presidente de la sectorial de Agricultura Ecológica de ASAJA Alicante, Manuel Esclapez.

Reclaman que se explique cómo van a subsanar los agravios que va a ocasionar entre los beneficiarios que ahora la pierden

Además, esta “indiferencia y falta de compromiso y profesionalidad” a la hora de gestionar los presupuestos trunca de forma abrupta las aspiraciones de muchos productores ecológicos de acceder a las ayudas de apoyo a las inversiones que se publicaron en el DOGV el 9 de febrero de 2017. Y es que, en las mencionadas ayudas a inversiones en explotaciones agrarias, la intensidad de la ayuda es del 35% de la inversión subvencionable, y se puede incrementar en un 10% para los agricultores de ecológico que tengan la ayuda aprobada. Pero esta nueva situación deja a los productores de ecológico con la ayuda denegada fuera de ese incremento, con lo que se produce un agravio comparativo en toda regla con consecuencias aún por determinar. Y todo ello, motivado por un simple error de previsión, por una mala gestión.

En consecuencia, los afectados, a través de los servicios jurídicos de ASAJA, han decidido emprender medidas legales para revertir la injusta situación generada. La primera medida adoptada ha sido la presentación de numerosos recursos de reposición ante Conselleria por entender que la decisión adoptada ha sido arbitraria y carente de transparencia, hechos que han impedido conocer la puntuación y los criterios adoptados que han llevado a denegar la ayuda a los propios afectados.

Otra de las medidas puestas en marcha ha sido la solicitud de una reunión urgente a la Consellera de Agricultura, Elena Cebrián, y a la Directora General de la Agencia Valenciana de Fomento y Garantía Agraria, María Teresa Cháfer, con el objetivo de valorar y tratar las alternativas, el restablecimiento de la situación y las propuestas, para limitar los efectos de estas dificultades presupuestarias en el desarrollo y consolidación de la agricultura ecológica en la Comunidad Valenciana.

Por último, la sectorial ha afirmado que se requerirá al CAE (Comité de Agricultura Ecológica), al objeto de que proceda a la devolución de las tasas de la cuota de 2015 y la exención de 2016 de los agricultores que han recibido la denegación de la ayuda.

Cabe recordar que estas ayudas no son subvenciones, sino que son una compensación por parte de los gobiernos por producir agricultura ecológica, puesto que esta modalidad, a pesar de ser más respetuosa y natural con el medio ambiente, tiene unos costes mayores que la agricultura tradicional y unas mermas generalizadas del 30% en sus producciones. Por ello, ASAJA critica que “nos resulta totalmente paradójico, contradictorio y de una hiriente falsedad, que la Conselleria de Agricultura, que defiende y abandera esta modalidad como uno de sus estandartes de esta legislatura, ahora nos deje tirados y en la estacada de forma sucia y sin el menor reparo”.

Finalmente, las organizaciones agrarias y las cooperativas, “que no hemos sido debidamente informados de esta situación tan importante”. pide que “se nos motive y justifique como se ha llegado a esta sobrevenida, negligente y unilateral decisión, que tanto alcance tiene para la consolidación de la agricultura ecológica en la provincia de Alicante. También queremos que nos expliquen cómo van a subsanar los agravios que va a ocasionar entre los beneficiarios que tenían la confianza en obtener las ayudas, como todos los años, y que llevan una trayectoria dilatada en el tiempo apostando por los cultivos ecológicos”.

Dejar respuesta