Hallan efectos preventivos enfermedades mortales Occidente en flor desértica

0
7

EFE.- Los polifenoles de la flor del Bissap (Hibiscus sabdariffa) reducen la tensión, mejoran la función endotelial (la de las arterias) y tienen efectos positivos en la oxidación, la inflamación y el metabolismo, los tres factores ligados a las enfermedades con más mortalidad en Occidente.

El estudio lo ha dirigido la Unidad de Investigación Biomédica (URB) de Reus en colaboración con la Fundación Gadis y los resultados se han publicado en la revista "Molecular Nutrition & Food Research".

El grupo del doctor Jorge Joven, investigador y profesor de la URV y del Hospital de Sant Joan de Reus, investiga desde hace 20 años estos mecanismos orientados a alargar la vida de las personas.

Los investigadores suministraron extractos de esta flor dos veces al día durante cuatro semanas a un grupo de personas obesas, que experimentaron mejora en la tensión sanguínea y en general en su cuadro clínico.

Los polifenoles son "los mecanismos que utilizan las plantas para defenderse de cualquier agresión; por eso hemos buscado una especie propia de un clima duro porque las de aquí, al estar muy cuidadas, no los sintetizan", resume Joven.

El Bissap es originario del África tropical y se cultiva también en el centro y sur de América y en el sudeste asiático, en climas cálidos y secos y es capaz de sobrevivir en el desierto.

El siguiente paso es comercializar un producto en las farmacias porque aunque "ya existen medicamentos eficaces para la tensión, la ventaja de este extracto es que es natural, no tóxico".

El grupo de Joven también investiga sobre la obesidad, que es, junto con el tabaco, el factor de riesgo más importante de mortalidad en la población y predispone para la arteriosclerosis y el cáncer, especialmente de próstata y de mama.

Casi un 30 % de la infancia española (entre 3 y 12 años) tiene sobrepeso u obesidad, según un estudio del Hospital de Sant Joan de Reus, y es uno de los factores de riesgo de cara a desarrollar enfermedades en la edad adulta.

El investigador Jordi Camps señala que "estos niños desarrollan resistencia a la insulina y síndrome metabólico, que hacen que aumente la predisposición a desarrollar diabetes, enfermedades, cardiovasculares y, quizás, cáncer "cuando sean adultos".

Joven considera que "los datos estremecen; si no hacemos nada, la esperanza de vida disminuirá en las próximas generaciones" ya que aumentan las enfermedades derivadas de la obesidad y comportamientos poco saludables.