Hallan en el Ebro una planta que creían extinguida en el Mediterráneo español

0
3

EFE.- El hallazgo lo ha publicado en la revista "Flora Montibérica" la la profesora del departamento de Ecología de la Universidad de Barcelona (UB), Núria Bonada, y los técnicos de la empresa Mediodía Consultoría Ambiental y Paisajismo Óscar Gavira y Tony Herrera, y en otro artículo, publicado en la revista "Orsis" por expertos del Grupo de Investigación Científica Tierras del Ebro.

Según ha informado hoy la UB, la especie "Spirodela polyrrhiza", que pertenece a la familia de las lentejas de agua, tiene un cuerpo miniaturizado, reducido a un disco flotante del que cuelgan varias raíces, sin tallos ni hojas.

Con un diámetro de cerca de 10 milímetros, está considerada un gigante dentro del grupo de las lentejas de agua (por ejemplo, la especie "Wolffia arrhiza" no mide más de 1,5 milímetros de diámetro).

La planta, de distribución mundial, también se encuentra en la cuenca hidrográfica atlántica en la península, pero en Cataluña, sin embargo, sólo era conocida en la zona del Empordà y no se había identificado nunca a la cuenca del Ebro ni en las cercanías de Barcelona.

En territorio catalán, las últimas referencias conocidas se hicieron hace más de ochenta años en el Rosellón, aunque también las hay del siglo XIX correspondientes al área de Empúries.

Cuando la planta desapareció de Cataluña, también lo hizo de toda la cuenca mediterránea ibérica, ya que no se había identificado en ningún otro punto hidrológico de esta red.

Según ha explicado Núria Bonada, "esta planta se encuentra en zonas encharcadas relativamente someras, en humedales y márgenes de ríos grandes, compartiendo el hábitat natural con otras especies de lentejas de agua o de macrófitos".

Después de ochenta años, "esta especie no se había encontrado más en su localización original ni había sido identificada en estudios previos en el río Ebro, por lo que suponemos que ya de por si se trataba de una especie poco frecuente y restringida a hábitats muy concretos", ha apuntado la ecóloga.

"La ausencia de hábitat potencial y los posibles cambios de régimen hidrológico de los ríos podrían explicar que tuviera una distribución reducida que la hubiera llevado a una supuesta extinción", ha aventurado la investigadora de la UB.