Identificado un nuevo gen que regula el desarrollo de la raíz en las plantas

0
12

    Este tejido está constituido por células no diferenciadas con capacidad para producir cualquier tipo de tejido radicular bajo determinadas condiciones, las llamadas "células madre".

    El Serida ha explicado que "la raíz es un órgano esencial para la planta, tanto desde el punto de vista nutricional como por permitirle la absorción del agua".

    Pero además este órgano es "fundamental porque ejerce un gran control sobre la capacidad de adaptación a las condiciones ambientales constantemente cambiantes a que se enfrentan las plantas, y más aún en el actual entorno de cambio climático", ha añadido.

Se ha utilizado una técnica que sólo se aplicaba en enfermedades en humanos


    Para la realización de este trabajo, los investigadores han empleado una técnica novedosa denominada "Genome Wide Association (GWA) studies", fundamentalmente usada hasta ahora en la identificación de genes asociados al desarrollo de determinadas enfermedades en humanos.

    Dicha técnica consiste en tratar de relacionar, mediante determinados algoritmos, las variaciones que se aprecian en miles de individuos en un determinado carácter (variaciones fenotípicas), con cambios específicos en el genoma de los mismos individuos.

    En el trabajo se estudiaron las variaciones en longitud y desarrollo de raíz en 201 ecotipos de Arabidopsis thaliana procedentes de diferentes partes del mundo, una pequeña planta que se emplea como especie modelo en estudios de genómica y fisiología vegetal dado su fácil manejo.

    De este modo, los investigadores lograron identificar un nuevo gen implicado en el desarrollo radicular, que se denominó "KUK", y del que se constató su implicación en la división y elongación celular que debe sufrir el meristemo radicular, previo al inicio de los procesos de diferenciación que inducirán el desarrollo de los diferentes tejidos que constituyen la raíz de una planta.

    Según el Serida, "este hallazgo supone un avance considerable en los estudios de adaptación de las plantas a cambio climático, además de validar la utilidad de esta novel tecnología, GWAs, en la identificación de nuevos genes implicados en procesos de desarrollo y/o adaptación concretos".

(Foto: Archivo)