Igualdad de la UE, para los productores de zumos

0
5

S-D prensa .- La presidencia polaca se ha comprometido hoy, a instancias del eurodiputado Andrés Perelló, a trabajar para corregir el doble rasero con el que se transponen a la legislación europea algunas de las normas del Codex Alimentarius (código internacional de prácticas sobre producción alimentaria).

Según ha explicado el eurodiputado socialista Andrés Perelló al ministro de Agricultura de Polonia, Marek Sawicki, en su comparecencia ante el Parlamento Europeo "en el caso de la directiva de zumos de frutas, dicho doble rasero sobre el Codex podría estar perjudicando a los productores europeos dejándoles en inferioridad de condiciones".

En su propuesta de directiva sobre zumos, la Comisión Europea niega a los productores europeos incluir "un mínimo contenido de zumo de mandarina al zumo de naranja (práctica recogida en el Codex y que se realiza para mejorar el sabor y el color del mismo sin que sus propiedades se vean en absoluto alteradas), mientras que a productores de países terceros sí se les permite cuando comercializan sus productos en la Unión".

Perelló ha manifestado que, de no corregirse la propuesta de la Comisión, "se permitirá que sigan llegando a los Veintisiete zumos procedentes de grandes exportadores como Brasil y Estados Unidos con ese mínimo porcentaje de mandarina prohibido a los europeos, sometidos a una reglamentación más estricta"."O se prohíbe la presencia de mandarina para todos, o a todos se permite la misma práctica que, al fin y al cabo, es la que dicta un código de los alimentos reconocido a nivel internacional", ha añadido el eurodiputado.

En ese sentido, ha preguntado al ministro polaco "qué piensa hacer la presidencia de turno para asegurar que no se den casos de doble rasero en la interpretación del CODEX" como el caso que ha explicado.

Por su parte, Marek Sawicki ha acogido positivamente la reclamación de Andrés Perelló asegurando que "a veces hemos exigido demasiado de los productores europeos con el marco de los acuerdos con la OMC de fondo". "Si establecemos normas tan exigentes para los productos europeos no podemos, al mismo tiempo, abrir nuestras fronteras a los que no cumplen las mismas normas", ha dicho el ministro.