Impacto ambiental de la subestación de San Serván y las líneas eléctricas Almaraz-San Serván-Brovales-Guillena

0
30

MARM.-La Resolución pone de manifiesto la complejidad de la evaluación ambiental realizada, debido tanto a la riqueza natural de las zonas afectadas (espacios protegidos, avifauna, paisaje, etc.) como a la extensión territorial del proyecto planteado al atravesar una buena parte del suroeste peninsular. Por ello, se han establecido una importante cantidad de medias de prevención y minimización de afecciones

El Ministerio de Medio Ambiente, y Medio Rural y Marino ha formulado la Declaración de Impacto Ambiental del proyecto “Subestación de San Serván y líneas eléctricas a 400 kV Almaraz-San Serván, San Serván Brovales y Brovales-Guillena)” concluyendo que, siempre y cuando se autorice en la alternativa seleccionada y en las condiciones deducidas del proceso de evaluación, quedará adecuadamente protegido el medio ambiente y los recursos naturales.

La subestación de transformación 400/220 kV de San Serván y la línea a 400 kV de doble circuito Almaraz-San Serván-Brovales-Guillena, tienen como objetivo formar un nuevo eje de transporte de energía eléctrica con las siguientes funciones dentro del sistema eléctrico español: refuerzo de la actual subestación de 220/132 kV de Mérida; refuerzo de la red de transporte con la interconexión de las zonas centro y sur de la Península; la evacuación de la nueva generación de régimen ordinario de las centrales térmicas de ciclo combinado en la zona occidental de Extremadura y la generación de régimen especial de tipo eólica; y la alimentación a las subestaciones de tracción del futuro tren de alta velocidad entre Madrid y Lisboa.

La subestación de San Serván se ubica en Mérida. La línea eléctrica a 400 kV se proyecta con más de 300 km de longitud, por lo que son muchos los municipios incluidos en el ámbito de estudio del proyecto, ubicados en las provincias de Cáceres, Badajoz, Huelva y Sevilla.

Para la realización del proyecto, el promotor deberá cumplir todas las medidas preventivas y correctoras contempladas en el Estudio de Impacto Ambiental y en el plan de vigilancia ambiental. Para la protección del medio natural se utilizarán únicamente los accesos ya existentes. Además se deberá cumplir el Plan de Ordenación de Recursos Naturales del Parque Natural Sierra Norte y compatibilizar las actividades de construcción de la línea con las épocas de menor sensibilidad para las especies de la zona.

La DIAestablece el recrecido de los apoyos de la línea eléctrica en el cruce de todas las masas de bosque autóctono y vegetación de ribera, donde sea necesario, para reducir los impactos sobre la vegetación. Se respetará la vegetación de manera que solo se desbroce o se corte arbolado autóctono cuando sea estrictamente necesario. Las zonas de acopio de materiales serán las mínimas, quedando alejadas de las zonas de valor ambiental próximas al trazado de la línea.

Con el fin de proteger los recursos hídricos, la DIA exige que la apertura de vías de accesos se realice sin afectar al sistema hidrológico, y no se localizarán las instalaciones auxiliares de obra en las cercanías de los cursos fluviales. Los apoyos no se ubicarán dentro del dominio público hidráulico. Se realizarán las actuaciones necesarias para garantizar la continuidad del arroyo temporal afluente del Río Guadajira, sobre cuya cabecera se proyecta la ubicación de la plataforma de la subestación de San Serván.

El nuevo trazado de la línea se deberá alejar más del embalse de Villalba de los Barros, debido a que esta zona constituirá la principal cola del embalse y se prevé que pueda albergar una gran densidad de fauna silvestre. Se diseñará y ejecutará un Plan de Gestión Agroambiental en el área correspondiente al núcleo de Calzadilla de los barros-Bienvenida-Fuente de Cantos, para garantizar el mantenimiento de las poblaciones de aves esteparias en la zona. No se podrán iniciar o realizar los trabajos de instalación de la línea de 400 kv, ni de mejora o apertura de accesos, durante la época reproductora de las especies amenazadas susceptibles de verse afectadas.

Para evitar molestias a la fauna se implantarán medidas que minimicen el efecto corona durante la fase de explotación. Asimismo se llevará a cabo un programa de vigilancia específico para el seguimiento de los efectos de la colisión de la avifauna en el tendido eléctrico. Para la protección del paisaje se inutilizarán u obstaculizarán caminos y pistas que puedan conducir a zonas de interés ecológico y paisajístico de acuerdo con el órgano ambiental competente.