El año 2017 va a cerrar definitivamente como el peor de la última década en cuanto a incendios forestales se refiere. Este año se han llegado a calcinar cinco veces más el número de hectáreas que en 2016, llegando a la cifra de 15.254 hectáreas, según los datos provisionales del Plan Infoca analizados por la Agencia Efe.

 

Hasta el 15 de octubre -ultimo dato facilitado por el Infoca- han ardido en Andalucía 15.254 hectáreas forestales, superficie que supera a las 12.681 quemadas durante todo el 2015, y las 12.377 de 2009, las peores cifras que se tenían identificadas hasta la fecha.

Según analiza Efe, la superficie calcinada en lo que va de 2017 (quedan dos meses y medio para terminar el año), triplica casi la superficie media quemada en los últimos diez años, cifrada en 5.895 hectáreas, según las estadísticas del Plan Infoca analizadas por Efe.

Asimismo, también las actuaciones forestales aumentado, llegando a las 882 superando las contabilizadas en 2016, que fueron 740, y superando también la media de la última década, cifrada en 812,3 intervenciones.

De las más de 880 actuaciones desarrolladas este año por el Infoca, 188 han sido incendios forestales, al quemar el fuego más de una hectárea, una cifra que supera también los 143 incendios de todo el 2016 y la media anual de la última década, que es de 162,7 siniestros.

SEO BirdLife censó en 70 las especies de aves afectadas por este fuego, así como 38 de mamíferos y otras 40 de plantas amenazada

Además de la cantidad y la extensión de los incendios forestales sufridos este año en la comunidad autónoma, cabe destacar la naturaleza de la superficie perdida, arbolado y pastizal que pertenecían a espacios protegidos.

Así se recuerda el desastroso incendio de Moguer (Huelva), iniciado finales de junio y considerado como el más grave de los registrados este año. Tal y como recoge EFE, calcinó unas 10.000 hectáreas de las que casi 7.000 pertenecían al Espacio Natural de Doñana y una veintena al Paraje Natural Laguna de Palos y Las Madres.

La ONG ambiental SEO BirdLife censó en 70 las especies de aves afectadas por este fuego, así como 38 de mamíferos y otras 40 de plantas amenazadas o de interés. Ese entorno era una de las últimas poblaciones de licen ibérico de Doñana.

A principios de agosto, el parque natural de Cazorla, Segura y Las Villas fue el protagonista del desastre por un incendio declarado en los alrededores de Segura de la Sierra que provocó el calcinamiento de 600 hectáreas de gran valor ecológico.

También, durante el mes de agosto, medio millar de hectáreas de los parques naturales de las Sierras de Aracena y Picos de Aroche y de la Sierra Norte de Sevilla fueron arrasadas por un fuego al norte de las provincias de Huelva y Sevilla.

Tanto en superficie como en valor ecológico, parece que el 2017 cerrará como un año terrible y muy triste, con grandes pérdidas de ejemplares valiosos, tanto de fauna como de vegetación.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here