Industria ya empieza a ‘oler’ los efectos del enfado por el cierre de las plantas de purines

0
27

   Los ganaderos se oponen a la entrada en vigor de la futura modificación del sistema retributivo de la producción de energía con cogeneración y residuos y que llevará al cierre a las plantas de tratamientos de purines, poniendo en peligro a su vez a las explotaciones ganaderas que dependen de esas plantas.

    Y es que actualmente no existen alternativas para hacer frente al volumen de excedentes que se gestionan en las plantas, que sólo en Cataluña suponen 650.000 metros cúbicos anuales.

    Según han asegurado los sindicatos, actualmente las 29 plantas que hay en territorio español (seis en Cataluña) han cerrado provisionalmente a la espera de que se haga efectivo el decreto del Gobierno sobre la reducción de las primas energéticas.

    Su cierre definitivo afectaría gravemente a las explotaciones de porcino, puesto que el excedente de producción de purines no se puede gestionar por otras vías.

"No podemos tener las plantas cerradas, porque con excedentes no podemos trabajar"


    En este sentido, Jaume Bernis, responsable del sector porcino de JARC en Lleida, ha recordado que España es el segundo país de la UE y el cuarto a nivel mundial en producción porcina.

    "No podemos permitirnos tener las plantas paradas. Necesitamos poder llevar los excedentes ya para continuar trabajando", ha señalado.

    Por su parte, el presidente de ASAJA en Lleida, Pere Roqué, ha precisado que todo el sector está unido en esta reclamación y ha recordado que el tratamiento de purines mueve 19.000 millones de euros y 3.000 puestos de trabajo directos en todo el territorio, "que ahora se pueden perder".

    Por último, Rossend Saltiveri, responsable del sector porcino de UP, ha pedido al Gobierno que recapacite.

    Para finalizar la protesta en Lleida los manifestantes han vaciado una cisterna llena de purines en la fuente ornamental que hay frente a la Subdelegación del Gobierno y que en periodo invernal está vacía.

    También se ha sumado a la protesta desde CC.OO. de Catalunya, desde donde se señala que "nos estamos jugando los puestos de trabajo, sólo en Juneda hay 50 empleos", ha afirmado el presidente de la planta VAG, Antoni Barrull.

   El sindicalista ha explicado que el cierre de las plantas ha obligado de momento a vacaciones forzosas a los trabajadores que temen expedientes de regulación en los próximos meses.

   A lo largo del mismo jueves están convocadas concentraciones también en Vic, Valladolid, Toledo, Múrcia, Langa de Duero (Soria), y Vilches (Jaén).

Protestas en Toledo "caiga quien caiga"


     El sector del porcino también se ha movilizado en Toledo para protestar por el cierre de las plantas de tratamiento de purines en los últimos días de Consuegra y Polán, por la reforma energética que estudia el Gobierno y que llevaría a la pérdida de rentabilidad de dichas instalaciones.

    El presidente de la Asociación de Ganaderos de Polán, Pablo Alejo Barrios, leyó un manifiesto ante la Delegación del Gobierno en Castilla-La Mancha, en el que exigen al Ministerio de Industra la revisión inmediata del borrador del Real Decreto y la Orden Ministerial sobre Renovables, Cogeneración y Residuos que plantea una reducción del 40% de la retribución económica que recibían las plantas de purines, que "hace inviable" su continuidad.

    "Vamos a luchar hasta las últimas consecuencias, caiga quien caiga", ha advertido Barrios, quien ha hecho un llamamiento al diálogo para luchar por las plantas de purines.

   El director general de las plantas de Consuegra y Polán, Fernando Suárez, ha recordado que por el cierre de estas dos empresas de Toledo, que cada día tratan 350 toneladas de purines, ya se están produciendo daños medioambientales (hay desbordamiento de balsas), otra consecuencia de los planes de reforma del Gobierno.

Clemente pide a Industria que reconsidere los recortes

    La consejera de Agricultura y Ganadería, Silvia Clemente, ha pedido al Ministerio de Industria que reconsidere los recortes en las ayudas a la generación de energías renovables por las consecuencia que pudieran tener en las plantas de tratamiento de purines por cogeneración de Castilla y León.

    En declaraciones durante su visita a la Feria de Febrero de Valencia de Don Juan (León), ha recalcado que las plantas de purines "son más que producción de energía" y ha anunciado que este asunto será tratado en una reunión a la que su departamento ha convocado a los productores de porcino y a los responsables de las plantas.

    La consejera ha remarcado que estas plantas "garantizan el procesamiento de uno de los subproductos de la industria porcina, y por tanto tienen un gran valor desde el punto de vista medioambiental".

    Clemente ha insistido en el alcance que estos recortes pueden tener en la comunidad autónoma, donde, ha recordado, hay 11 de las 29 plantas de cogeneración a través de purines de toda España. Además, ha incidido en que la industria del porcino en la actividad ganadera más importantes de Castilla y León con una facturación anual que ronda los mil millones de euros.

    Un centenar de ganaderos sorianos del sector del porcino se ha manifestado en Langa de Duero (Soria) contra la reforma eléctrica del Gobierno, que a su juicio aboca al cierre a las cuatro plantas de purines existentes en la provincia y complica el futuro de las explotaciones porcinas.